Mario Camus: «Prefiero ver cine en mi casa que en las salas»

Mario Camus, durante la entrevista.
Mario Camus, durante la entrevista. / Fran Jiménez

El director y guionista cántabro inauguró las Jornadas sobre Teatro Clásico de Olmedo donde dialogó sobre la adaptación de los clásicos al cine

PATRICIA GONZÁLEZOlmedo

Es una de las principales figuras del mundo del cine en España y en Europa, tal es así que con su obra consiguió encandilar al jurado del Festival de Cannes, se alzó con un Oso de Oro en Berlín y cuenta con dos premios Goya, mejor guión original en 1994 y Goya de honor en 2011. Durante sus más de seis décadas dedicadas a la pequeña y gran pantalla ha conseguido hacer el cine que le gusta. «He intentado hacer aquellas películas que he querido y que podían ser de mi gusto, a veces por encargo y otras porque las he promovido yo y así he caminado durante seis décadas», concreta el director y guionista cinematográfico, Mario Camus, quien durante la tarde de ayer, 17 de julio, participó en las duodécimas Jornadas sobre Teatro Clásico del Festival olmedano para debatir sobre las adaptaciones de los clásicos a la gran pantalla.

Barea, Galdós, Lorca, Calderón de la Barca, Delibes, Aldecoa son solo una pequeña parte de todos los autores que esté cántabro ha llevado al llamado séptimo arte. «Creo que se han realizado muchas películas sobre los grandes clásicos de la literatura, lo que pasa que hay muchas novelas y muchos escritores y pocas posibilidades económicas para poder rodar películas», explica Camus, que gracias a su película basada en ‘Los Santos Inocentes’ vivió uno de los momentos más dulces de su carrera. Aún recuerda a modo de anécdota cómo en un restaurante parisino el actor y escritor inglés Dirk Bogarde le hizo llegar una nota donde escribió «Milana bonita».

Ahora, retirado del mundo del cine -«ni siquiera voy a las salas, prefiero ver cine en mi casa»-, y con la distancia de la veteranía, lamenta que la cultura esté «maltratada» y aboga por un apoyo firme hacia el teatro: «El teatro está inmensamente desprotegido. Se debería apoyar de una manera firme, protegerlo y promocionarlo».

-¿Qué le parece que este año el Festival de Olmedo debata sobre adaptaciones literarias de los clásicos en el cine?

-Me parece fantástico y es muy adecuado el tema. Realmente lo que decidan me parece perfecto ya que este festival tengo entendido que es maravilloso y a pesar de ser mi primera vez, quiero participar de manera activa en la programación. El diálogo es sobre ‘La Leyenda del Alcalde de Zalamea’, una adaptación de la obra de Calderón de la Barca que rodé en el año 72. Ya han pasado muchos años desde que se rodara y recuerdo que surgió como una propuesta de la televisión italiana para hacer una película de un texto clásico.

-¿Nuestra historia y nuestra literatura ha sido explotada en el cine?

-Bueno, en la época de los años 40 y 50 se hicieron infinidad de adaptaciones. Yo creo que se han realizado muchas películas sobre los grandes clásicos de la literatura, lo que pasa que hay muchas novelas y muchos escritores y pocas posibilidades económicas para poder rodar películas. El cine es muy caro y seguramente debido a esta cuestión queden muchas sin poder ser llevadas al cine, pero si usted repasa un poco verá que casi todas las importantes están adaptadas. Por ejemplo, el 60 por ciento del cine americano está basado en libros. Texto y textos publicado desde novelas a biografías. Es un recurso ya que los productores ven con más confianza poder desarrollar este tipo de proyectos ya que los textos están publicados, contrastados y criticados por lo que y la aventura en cierto sentido es menor ya que no tienen que esperar a una buena idea y creer en ella. Pero vamos creo que en España, en el tema de adaptaciones estamos al mismo nivel que otros países.

-Aparte de las adaptaciones, usted también ha tenido éxito como autor de algunos guiones originales como ‘Sombras de una batalla’ y también ha publicado varios libros.

-Bueno no sé si ha sido éxito ya que nadie me lo dijo (bromea). Lo que ha sido es que en un momento dado me dieron un Goya por ‘Sombras de una batalla’ que fue bien recibida en Cannes y aquí. Además, ahora haciendo memoria recuerdo que esta misma película coincidió en Cannes con ‘El pájaro de la felicidad’ de Pilar Miró y con un guión mío. Estoy satisfecho también con mi trabajo como guionista, pero soy una persona tímida que no me gusta excederme en estas cuestiones.

-De todos los textos clásicos que ha llevado a la gran pantalla, ¿cuál ha sido el más complejo de adaptar?

-Pues la verdad que nunca he pensado en ello. Creo que por ejemplo ‘La Casa de Bernarda Alba’ era un poco la que más concitaba mayor conocimiento por parte de todo el mundo, digo por parte de los especialistas o los críticos si se comparan con otras adaptaciones que he realizado de autores menos conocidos pero me fue bien.

-¿Están alejados los críticos del cine español?

-Yo soy el que está alejado de ellos (bromea). No sé que contestarle. No los frecuento desde hace mucho tiempo y nunca he frecuentado ese mundo. Se que hay críticos que se limitan a comentar, otros que intentan descubrir la maldad o el desastre de una película pero la realidad es que me dan igual. Yo nunca me he apoyado en la crítica, ni he creído demasiado y eso a pesar que en líneas generales me han tratado bien. En el resto de las cosas por supuesto que tengo una idea de lo que pueden llegar a ser los críticos, pero no viene al caso y además yo ya ni los leo, pero si me gustaría apuntar que ahora hay un auge de esa figura de comentarista de cine, profesor o historiador y creo que la verdadera figura de lo que es un crítico de cine se ha desvanecido. Antes había un furor por saber que decía de ti el crítico de ABC, por ejemplo, pero eso ya pasó a la historia.

-¿Está siendo maltratado el cine español?

-¡Hombre! Teniendo en cuenta que estamos en un país que esta dominado por la industria norteamericana, pues claro que está maltratado y sobretodo está maltratado por las televisiones. El cine norteamericano tiene las mejores fechas, sitios, horarios, el tema de los doblajes y todas estas cosas repercuten. Debería haber una correspondencia con el dinero que esta gente saca de España, me refiero a los exportadores de cine. Creo que debería ser como hacen en Francia con el cine pero bueno es lo que hay. Lo que no entiendo es como estos se llevan un montón de dinero y encima sus películas no es que se publiciten en la televisión, es que en los informativos vemos como se dedican minutos y minutos al cine norteamericano. Es algo chocante.

-¿Y el teatro?

-Sí, también lo está. Pero es más, creo que la cultura en general está maltratada o echada a un lado. No tiene que depender de lo político y cada vez está más relacionada con este tema y es muy peligroso. Todos dicen que apoyarán a la cultura y que la quieren salvar, se hacen muchos edificios pero a la hora de la verdad nadie cuida a la cultura. Tenía que haber muchísimo más teatro. El teatro está inmensamente desprotegido. Deberían apostar de una manera firme por el teatro pero ni lo protegen ni lo promocionan.

-¿Cómo recibió el éxito de ‘Los Santos Inocentes’ en Cannes?

-A mí sinceramente esas cosas me dan igual. En aquel momento había una especie de suspense sobre qué película sería la ganadora. Al final nosotros no ganamos, se decantaron por otra película pero creo que con el paso del tiempo nosotros con ‘Los Santos Inocentes’ hemos tenido más repercusión. Me sentí muy contento por el premio de los dos actores, y Miguel Delibes se alegró mucho y me felicitó de manera muy efusiva ya que estaba muy contento con el resultado de la película.

-¿Qué le atrapó de la obra de Delibes?

-Nada más leer el libro ví la película en mi cabeza. Me atrajo todo. Me fascinó la construcción de esos personajes y la mezcla con la naturaleza. Me pareció todo fantástico. Ví la película desde el primer día. La narración sumó mucho pero tengo que contar que en el preciso momento en que imaginé la película imaginé también a los actores que finalmente realizaron ‘Los Santos Inocentes’. Miguel Delibes también quedó encantado con la película y tengo unos muy gratos recuerdos de este proyecto.

-Tengo entendido que le encantaría adaptar la última parte de la trilogía ‘Agonía de nuestro tiempo’, de Pío Baroja.

-Siempre lo digo porque es verdad. Desde hace mil años que leí la trilogía siempre he dicho que quería adaptar al cine la última parte ‘Los amores tardíos’, pero no he tenido la oportunidad o no he dado los pasos que tenía que haber dado. Muchas veces dices una cosa hasta tal punto que llegas a creértelo, pero al final en uno de los buenos momentos que tuve podría haber propuesto esta película pero no lo hice. Creo que Baroja escribe de manera magistral. La historia que quería haber adaptado al cine es sencilla, es la típica historia de un amor interrumpido pero escrita de tal forma que lo más simple y sencillo es maravilloso.

Fotos

Vídeos