Manuel Jabois: «Tener una clac que te aplaude es terrible, porque acabas escribiendo para ellos»

Manuel Jabois, durante la charla en la sala Delibes del Teatro Calderón. / Ricardo Otazo

El periodista disertó ayer sobre los desafíos del periodismo en el ciclo ‘Cronistas del siglo XXI’ de la Fundación Miguel Delibes

Jesús Bombín
JESÚS BOMBÍNVALLADOLID

Escepticismo para acercarse a los hechos y opinar. Es el método de este madridista a ultranza al que no le gusta «mucho» el fútbol pero escribe crónicas sobre el reciente campeón de la Champions. Ese desapego con lo que hace es una de las herramientas para armar artículos de opinión y reportajes de la que echa mano Manuel Jabois (Pontevedra, 1978), considerado uno de los integrantes del ‘nuevo columnismo’. La otra es ofrecer un punto de vista atravesado por la ironía, una querencia a la que no es ajeno su gusto por la obra de Francisco Umbral. Ayer protagonizó el ciclo ‘Cronistas del siglo XXI’ que organiza la Fundación Miguel Delibes y disertó sobre la profesión periodística en conversación con Angélica Tanarro, en una sesión en la sala Delibes del Teatro Calderón.

«Soy autodidacta, he aprendido a escribir leyendo periódicos y crecí imitando a todo el mundo», contó rememorando anécdotas de sus inicios en la redacción del ‘Diario de Pontevedra’, de la que dio el salto a ‘El Mundo’ y después a ‘El País’ y a una colaboración en el programa radiofónico ‘Hoy por Hoy’ de la Cadena Ser desde el que disecciona la actualidad. Convencido de que el mejor homenaje que un periodista puede ofrecer a cualquier causa es contar la verdad, subraya ante todo que «la información para el lector es poder; salir de casa bien informado te hace mejor persona».

Entre los desafíos a los que se enfrenta el periodismo destacó la necesidad de «recuperar la credibilidad y fomentar la independencia, que cuando alguien vea una noticia no piense que se la están colando». Se refirió también a «lo viciada» que está la relación entre el lector y el periodista: «Hay ocasiones en que cualquier error en una información se atribuye directamente a presiones cuando muchas veces no es así; y si existen esas sospechas es porque hemos contribuido a expandirlas».

Reconocido con el Premio Nacional de Periodismo Julio Camba en 2003, Jabois no suele ocultar sus recelos hacia el denominado periodismo ciudadano. «Hoy todos llevamos una cámara en el bolsillo y podemos sacar la foto de un accidente de coche; pero si un periodista investiga y averigua que el que conducía es el exmarido de la víctima, ya no es un siniestro de tráfico y podría pasar a ser considerado un crimen machista; un ciudadano no investiga, un periodista sí y da contexto a lo que sucede».

Sin rectificaciones

Se refirió también a la creciente dificultad de atrapar al lector, sometido a tantas distracciones en un mundo saturado de opciones que ofrecen las nuevas tecnologías, pero también amenazado por el engaño. «Me preocupa el prestigio de la mentira y la falta de vergüenza en la política; antes, cuando pillaban a alguien mintiendo, se ponía colorado y ahora tiran para adelante con lo que sea porque lo consideran estrategia. Asisto todos los días a mentiras de políticos de un lado y de otro y las rectificaciones no existen, un escándalo tapa a otro y si no, se crean polémicas artificiales».

El autor de novelas como ‘La estación violenta’ habló también de su manera de entender la profesión y del daño que pueden ocasionar tanto el odio como del halago del lector. «Tener una clac que te aplaude es terrible porque acabas escribiendo para ellos; al escribir sobre la actualidad tienes que mancharte y eso te expone a críticas y alabanzas de las que hay que aislarse».

Desconfiado del periodismo que se autoproclama «activista social», se tiene por privilegiado por haber progresado en la profesión en tiempos de crisis en los que la sociedad se enfrenta a grandes incertidumbres. «Ante todo –concluyó–, soy optimista ante el futuro».

Fotos

Vídeos