No me llames Neftalí, llámame Pablo Neruda

No me llames Neftalí, llámame Pablo Neruda
Pablo Neruda, poeta chileno, en Isla Negra (Chile)

Se cumplen 113 del nacimiento del poeta chileno, su obra es una de las más importantes de las letras del siglo XX

Javier Ayuso Santamaría
JAVIER AYUSO SANTAMARÍA

Si hablamos de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto poca gente podría decir algo de él. Pero si hablamos de Pablo Neruda se puede decir que es el poeta más grande del siglo XX en cualquier idioma. Esto mismo dijo Gabriel García Márquez en la celebración del centenario de Neruda en 2004. Como cada 12 de julio, el mundo de las letras celebra el nacimiento de uno de uno de los poetas más influyentes del siglo pasado.

El 12 de julio de 1904 nace en Parra, Chile, Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto. Con 17 años decide tomar el nombre de Pablo Neruda para firmar sus trabajos. Nunca explicó el origen del pseudónimo, pero se sabe que escogió un nuevo nombre para evitar a su padre el malestar por tener a un hijo poeta. Bajo este nuevo nombre recorrería el mundo y ganaría el galardón más importante en el mundo de las letras, el Premio Nobel de Literatura en 1971.

Perdió a su madre cuando solo tenía un mes. En 1906 ssu familia se marcha a Temuco, al sur de Chile donde su padre se casó en segundas nupcias. Fue en esta ciudad la que le vio comenzar su andadura en el mundo de las letras en 1917, con trece años. «Entusiasmo y perseverancia» fue el primer artículo que publicó en el diario local «La Mañana». El primero de muchos.

En 1924 publicó «Veinte poemas de amor y una canción desesperada». Con solo 19 años saltó a la fama por esta antología poética en la que hablaba de sus amores de juventud en la que convergen el romanticismo y el modernismo.

Durante toda su vida Neruda fue un viajero infatigable. Entre 1927 y 1944 fue incorporado a los servicios consulares de Chile. Fue cónsul en Birmania, Sri Lanka o Buenos Aires. Fue en la capital argentina donde conoció a Federico García Lorca, forjando una gran amistad entre ambos. En 1934 recala en España como cónsul en Barcelona.

Conoció a Miguel Hernández, Luis Cernuda y a Vicente Aleixandre, entre otros. Buena prueba de este intercambio fue el poemario «Residencia en la tierra», publicado en Madrid en 1935, mismo año que sería nombrado cónsul de Chile en esta ciudad.

La muerte de Lorca sorprendió a Neruda. Ante la dolorosa perdida del poeta granadino, el chileno decidió tomar partido por la República y sus ideales. Neruda fue trasladado de España en 1937.

España dejó un poso en su corazón. La Guerra Civil y sus crueldades creo un nuevo Neruda, idealista y combativo que quedó reflejada en su poemario «España en el corazón. Himno a las glorias del pueblo en la guerra», publicado en 1937.

España había cambiado a Neruda. Nunca abandonaría la crítica social y un comunismo arraigado que desde entonces influiría sobre toda su obra y vida. El también premio Nobel de Literatura, Jorge Luis Borges en una entrevista en 1980 dijo que«el comunismo fue muy útil para Neruda porque Neruda empezó siendo un mediocre poeta sentimental y fue un gran poeta público».

El comunismo condicionó la vida de Neruda, en 1943 publicó «Nuevo canto de amor a Stalingrado». Por defender el comunismo fue senador entre 1945 y 1948 y por defender al comunismo tuvo que huir al exilio entre 1948 y 1952, al ser prohibido el Partido Comunista en Chile.

Tras su vuelta a Chile, Neruda siguió alternando política y poesía. En 1969 el Partido Comunista lo eligió como precandidato, pero renunció en favor de Salvador Allende.

En 1971 Neruda recibe en Estocolmo el Premio Nobel de Literatura. Desde ese momento su obra ganó el reconocimiento que se merecía.

Para 1973 Neruda tenía una salud muy frágil. El 11 de septiembe el Golpe de Estado de Pinochet agravó su salud. Neruda se fue un 23 de septiembre en su casa de Isla Negra en Chile. Durante su funeral, bajo una intensa vigilancia militar, los asistentes simpatizantes comunistas, entonaron «La internacional» en honor a Neruda y Salvador Allende. El pueblo chileno y el mundo lloró la muerte de su poeta.

Neruda tuvo una intensa vida amorosa: estuvo casado tres veces y se cuenta que tuvo relación con media docena de amantes. El amor era uno de tus temas más recurrentes. Este sentimiento y lo que en él producía impregnaba su obra.

En sus poemas se pueden ver descripciones. En ellos hay influencia del surrealismo en una etapa más inicial, además del realismo socialista que marcaría su etapa más madura.

Neruda buscaba transmitir sensaciones hacia los sentidos con metáforas y símiles. Poseía un gran dominio de la lengua. Esta precisión permitía transmitir con gran detalle aquello que estaba escribiendo. Con este uso de la lengua y capacidad de expresión hacen de la poesía de Neruda un ente con vida, algo que le hacen valedor de la afirmación de García Marquéz. La obra de Neruda se agrupa en 51 obras, según recoge la Fundación que lleva su nombre.

La influencia de Neruda se puede palpar en la Generación del 27. Su vida y su obra se pueden ver en la gran pantalla en «Ardiente paciencia(1983)» interpretada por Roberto Parada. La obra fue llevada al teatro, en forma de ópera, en la que fue interpretado por Plácido Domingo. Artistas como Víctor Jara, Joaquín Sabina o Paco Ibañez interpretaron sus versos.

Pablo Neruda enseñó al mundo como «poder escribir los versos más tristes esta noche».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos