Quan Zhou pone voz a la primera generación de chinos nacidos en España con 'Andaluchinas por el mundo'

La ilustradora Quan Zhou. Esther L. Calderón

La ilustradora de Algeciras presenta este viernes en la librería vallisoletana La Parada del Cómic su último libro

V. M. NIÑOValladolid

Comenzó contando su historia familiar en ‘Gazpacho agridulce’ y la vida de las tres hermanas Zhou Wu, nacidas en Algeciras de padres chinos, continúa en ‘Andaluchinas por el mundo’. Su autora Quan Zhou presenta su segunda novela gráfica hoy viernes en la librería vallisoletana La Parada del Cómic (C/ Acibelas, nº1).

«Esta segunda parte transcurre donde acaba la primera, cuando las tres nos hacemos adultas y nos vamos del pueblo», explica la ilustradora, que fue hace diez años a estudiar a Madrid y allí continúa viviendo. Su hermana mayor se fue a Estados Unidos y la pequeña a Francia. «La primera novela fue un atrevimiento por mi parte. En cambio, en esta segunda sí me he preocupado de construir bien el hilo del guion, y aunque está contado en primera persona, he tenido en cuenta las apreciaciones de mis hermanas. Sobre todo, la pequeña que quería que yo reflejara más que mi visión, lo que ella considera que le es más propio. Y accedí; por ejemplo, yo soy muy malhablada y ella utiliza un vocabulario muy preciso, he intentado hacerla caso. Pero aunque yo dibujo, son dos novelas gráficas de las tres». Las dos coprotagonistas colaboraron sin atisbar el eco que después tendría su historia. «Alucinaban cuando vieron la repercusión en los medios», dice Quan riendo. «Ha sido como tener un bebé, todavía no nos lo creemos».

Quan está orgullosa de haberse dado a conocer contando la historia de esa primera generación de chinos nacidos en España. «El otro día vi el censo y somos siete mil. Éramos invisibles en la televisión, en la calle, y ya empezamos a contar. En Estados Unidos, por ejemplo van ya por la cuarta generación». Aquello la sirvió también para hacer viñetas en prensa, pero ahora ha dejado casi todo para centrarse en los libros. «A finales de noviembre saldrá un álbum ilustrado por mí con texto de Nuria Labari. Me ha gustado mucho cambiar de tercio. Apenas hay tratamiento digital, he vuelto a mancharme las manos con pinceles y acuarelas y me ha gustado mucho. Nuria es madre y me ha descubierto muchos aspectos de lenguaje visual para niños, es otro mundo». Quien soñó con ser pintora pero acabó eligiendo el diseño gráfico para «tener los fines de semana libres», ha logrado «hasta tener vacaciones en breve».

Fotos

Vídeos