El Premio Ateneo Ciudad de Valladolid 2017 reivindica un museo para Ramón y Cajal

Alberto de la Rocha con el Premio Ateneo, junto a Ana Redondo y Celso Almuiña en la Casa Museo de Zorrilla. /Henar Sastre
Alberto de la Rocha con el Premio Ateneo, junto a Ana Redondo y Celso Almuiña en la Casa Museo de Zorrilla. / Henar Sastre

El escritor madrileño Alberto de la Rocha defiende un reconocimiento similar «al que Pasteur tiene en Francia»

El Norte
EL NORTEValladolid

Un museo dedicado a la figura y legado del médico e investigador Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) ha reivindicado hoy en Valladolid el escritor Alberto de la Rocha durante la presentación de su última novela, 'Los vertebrados', dedicada a ese científico que en 1906 recibió el Premio Nobel. «Es verdad que hay muchas calles y plazas con su nombre, pero no estoy tan seguro de que si saliéramos y preguntáramos cuál ha sido su aportación, la gente supiera todo lo que ha hecho», ha reflexionado De la Rocha, autor de 'Los vertebrados' (Algaida), ganadora del Premio de Novela Ateneo-Ciudad de Valladolid 2017.

A Ramón y Cajal, que compartió el Nobel de Medicina con su colega Camilo Golgi por un estudio sobre la estructura del sistema nervioso, España «le debe un museo» y un reconocimiento similar al que Pasteur tiene en Francia, ha reflexionado durante una rueda de prensa.

El diploma acreditativo del Premio Nobel, sus libros, dibujos y otros enseres de quien también fue un entusiasta de la fotografía y uno de sus pioneros en España, «se encuentran arrumbados en una pequeña habitación» del Instituto Cajal, lo que a su juicio resulta injusto porque ese material «se merece como mínimo un museo», ha insistido.

Fue dueño de una obra científica «de una magnitud enorme», a la altura de grandes científicos como Charles Darwin o Einstein, ha comparado Alberto de la Rocha (Madrid, 1979), quien ha dedicado a Ramón y Cajal, de forma directa e indirecta, la novela premiada con 20.000 euros en el segundo certamen más antiguo de España después del Nadal y uno de los mejores dotados, ha recordado el alcalde, Óscar Puente.

No es una novela histórica y tampoco biográfica, sino que acumula una diversidad de tonos que confluyen en un fresco sobre la identidad del hombre en el siglo XXI, que ha analizado desde un ángulo psicológico con la evocación de Ramón y Cajal, «porque no debemos olvidar que nosotros somos vertebrados superiores».

El detonante de este relato fue la lectura de 'Recuerdos de mi vida', sobre la infancia y mocedad del Nobel español, uno de los varios libros literarios que firmó Ramón y Cajal, a principios del siglo XX, junto a 'Charlas de café' (1920) y 'El mundo visto a los ochenta años. Memorias de un neurasténico' (1934).

Esas lecturas dieron forma a la idea que ya traía De la Rocha sobre la historia de un anciano que, con la vista puesta en su final, evoca su paso por la vida.

«En cierto modo he querido reconstruir la conciencia de Ramón y Cajal», ha concluido este escritor y autor, entre otros, de 'El cuarto inclinado' (2007), 'El celado' (2014) y 'Sumidero' (2015).

El presidente del Ateneo de Valladolid, Celso Almuiña, ha anunciado la inminente presentación de la próxima edición de este certamen, número sesenta y cinco, para la que ya se han recibido unos 170 originales de diversos países y continentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos