La poesía de Javier Dámaso; la destrucción del pasado a través del presente

Javier Dámaso, acompañado por Fermín Herrero, en la presentación. /Henar Sastre
Javier Dámaso, acompañado por Fermín Herrero, en la presentación. / Henar Sastre

El autor presenta en el Teatro Zorrilla 'El ángel de la tempestad', editado por Páramo

SAMUEL REGUEIRAValladolid

Fue Juan Larrea, explica Javier Dámaso, quien introdujo en la Generación del 27 el concepto alegórico de 'ángel´del que luego se sirvieron Alberti, Lorca, Cernuda o Aleixandre, una herramienta que, como también dijera Rilke, es un elemento de destrucción del pasado que se ubica y se identifica desde el presente. Sobre estas llanuras planea 'El ángel de la tempestad', el último poemario de Dámaso presentado ayer en el Teatro Zorrilla junto al también poeta y colaborador de El Norte de Castilla Fermín Herrero; un libro que prorroga, de cierta forma, el discurso ya presente en 'La edad de hierro', con el que da por saldadas todas las cuentas pendientes.

Asistentes a la presentación en la cafetería del Teatro Zorrilla.
Asistentes a la presentación en la cafetería del Teatro Zorrilla. / H. Sastre

Este diálogo sobre el presente se muestra construido en cinco partes distintas: la primera, 'Un ángel negro'; funciona como punto de partida con varios elementos personales. La segunda; 'La gran deuda, la gran culpa', juega con la polisemia del término alemán 'Schuld' -que significa tanto culpa como deuda- y que desprende crítica social a partir de denuncias sobre la reciente crisis económica y de valores. La tercera sección, 'Interpretar los mensajes', recupera el carácter íntimo de la parte inicial del volumen, si bien mantiene la proyección exterior del anterior capítulo y se permite notables dardos a la propia experiencia política del autor, especialmente en su temporada dentro del vicerrectorado de la universidad. 'Clementes dioses' supone la mirada de un vacceo al pasado que ve un final inminente mientras Roma se dispone a «pasarles por encima». 'Granada' recoge un viaje a La Alhambra, y el libro se cierra con un epílogo, 'El último ángel', donde Dámaso se permite una cierta apertura a la esperanza.

Dámaso asegura que su próximo trabajo, 'Una mansedumbre de mulas', apostará por la lírica evocadora, sin la faceta crítica de estos poemarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos