La lección de Historia de Magneto

Imagen de 'El legado de Magneto'.
Imagen de 'El legado de Magneto'. / Panini

'El legado de Magneto' retrata el ascenso de la Alemania nazi de la mano del sufrimiento del niño que se convertiría en un villano simbólico de Marvel

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Magneto es uno de los personajes del universo Marvel que todo guionista quiere manejar en algún momento. Villano, pero con una ambivalencia jugosa, hubo que proporcionale un motivo para odiar a los humanos antes de se convirtiera en el imponente líder. Chris Claremont ideó una manera brillante hace tres décadas. De niño, Max soportó el ascenso nazi en la Alemania de 1935 y padeció el Holocausto con la muerte de la mayor parte de su familia.

De aquel chispazo surgió 'El legado de Magneto' (Panini), una miniserie de cinco cómics que ha recopilado Panini para el mercado español. En este caso, el guion de Greg Pek se convierte en una auténtica lección de la mano de un pequeño que ni siquiera sueña que será el más radical de los defensores de los derechos de los mutantes.

Con los lápices de Carmine Di Giandomenico y los colores de Matt Hollingsworth el tebeo se transforma en una ruta por el ascenso del nacionalsocialismo sin el menor rastro de poderes supernaturales -salvo algún guiño-. Los autores consiguen cumplir su deseo de retratar la adolescencia de un judío en la época de surgimiento antisemitista. El pequeño Max sobrevive a las humillaciones, persecuciones, a la amenaza de la Solución Final y a la macabra prueba final de la supervivencia en un campo de concentración. En el camino, debe adaptarse o morir y recurre al contrabando, a la picaresca y a la audacia al mismo tiempo que pierde su inocencia y gran parte de esa fe en los seres humanos que finalmente le convertirán en el supervillano de Marvel.

No obstante, esa es otra historia, porque Magneto no aparece en la obra de Pak y Di Giandonemico. Aparece un niño asustado, acosado y demacrado que con sus ojos ofrece paisaje sobrio con acento expresionista. Como escribe José Luis Cuerda en el prólogo, «el trato dado a las imágenes más duras (..) es exquisito y convierte a este libro en una obra que debería ser de obligada lectura en los colegios». De hecho, la mejor faceta de la obra es que es una estupenda lectura de un retrato auténtico anclado desde la ficción. Ese era el objetivo de sus autores. «Nos comprometimos a esforzarnos en ser tan históricamente rigurosos como fuera posible», escribe Greg Pak en el epílogo. No se quedaron cortos, puesto que no se conformaron con la ilustración y acompañaron a las viñetas con una serie inusual de referencias bibliográficas para profundizar en lo ocurrido. El hueco en las escuelas para 'El legado de Magneto' debería encontrarlo en las clases de Dibujo, Historia y, sobre todo, Formación Cívica y Ética.

Imágenes y portada de 'El testamento de Magneto / Panini

El testamento de Magneto

Guion: Greg Pak

Dibujo y entintado: Carmine Di Giandomenico

Color: Matt Hollingsworth

Editorial: Panini

Colección: Marvel España

Libro en tapa dura con encuadernación holandesa.

128 páginas

Precio: 18 euros.

La injusticia de Dina

La obra incluye varias páginas en las que se ilustra la historia de Dina Gottliebova Babbitt, una superviviente de Auschwitz que dibujaba para los niños que llegaban al campo de concentración. Años después descubrió que siete de aquellos retratos se habían conservado. Pero el museo de Auschwitz se negó a entregar a la autora aquellas representaciones a pesar de que aparecía el nombre de Dina como firmante. Al conocer la historia, numerosos dibujantes de todo el mundo se unieron a diversas personalidades para reclamar la devolución de una mujer que después del Holocausto continuó generando ilusión en los jóvenes gracias a sus dibujos para Disney. Con Stan Lee a la cabeza, la ayuda ha llegado también en forma de apoyo, reconocimiento y reclamación con un tebeo sobre su historia firmado los primeros espadas Rafael Medoff, Neal Adams y Joe Kubert.

Fotos

Vídeos