«El sorteo salvará la democracia»

David van Reybrouck.
David van Reybrouck.
  • El politólogo belga David van Reybrouck presenta en España su libro 'Contra las elecciones', en el que postula la elección al azar entre los ciudadanos de una parte de los representantes públicos

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

El politólogo belga David van Reybrouck cree que “el mayor enemigo de la democracia son las elecciones” porque, al albur de las urnas, los representantes públicos dejan de pensar en el bien general para centrarse, únicamente, en tomar las decisiones que les faciliten su reelección cada cuatro años. Y sin embargo, más que nunca, los ciudadanos se sienten excluidos de los procesos democráticos y ven a los partidos como instituciones corruptas. “Si yo fuera el dirigente de cualquier partido, estaría muy preocupado. Percibo un ambiente prerrevolucionario”, cuenta Van Reybrouck. ¿Qué hacer? Reformar la democracia de una forma radical, en el sentido literal del término: volver al inicio, a la antigua Atenas, y elegir por sorteo a los representantes públicos.

Esta es la tesis que el politólogo desarrolla en su libro 'Contra las elecciones' (Taurus), una obra que está sacudiendo los países del centro y del norte de Europa. “La democracia se traduce en el principio 'una persona, un voto'. Vamos a traducir esto en algo nuevo: 'una persona, una posibilidad de ser elegido'”, explica Van Reybrouck. La elección por sorteo puede sonar extraña en un primer momento, pero el autor desgrana las ventajas del método. “En los países donde se han producido elecciones por sorteo, hemos visto que la gente se involucra más, se informa de los asuntos y llega a acuerdos a los que los políticos no pueden llegar porque saben que, hagan lo que hagan, perderán votos en las siguientes elecciones”, asevera.

Las elecciones no funcionan, los referendos son “muy emotivos y dividen a los países”. Queda probar con la opción del sorteo, que aunque pueda parecer utópica, ya ha comenzado a utilizarse en Holanda, Bélgica o Latinoamérica. Quizá el proyecto más conocido es el de Irlanda, donde cien ciudadanos elegidos al azar están discutiendo cinco artículos de la Constitución, entre ellos, el más polémico, el del aborto. “Este debate no se podría hacer entre los partidos”, subraya el escritor, que alcanzó gran popularidad con otra obra, 'Congo' (2010), sobre la historia del país africano.

A grandes rasgos, el modelo que propone Van Reybrouck es el de un sistema bicameral en el que los miembros del Congreso se sigan eligiendo en unos comicios y los del Senado, por sorteo. El politólogo plantea cómo se implantaría un sistema así en España: “Sería un proceso gradual. El Gobierno podría convocar primero a mil ciudadanos reunidos al azar para tratar asuntos concretos, como la inmigración. Hablarían en un espacio homogéneo, en grupos de diez; están obligados a escucharse. Esta primera etapa podría durar cinco años. En la segunda fase, se reunirían más veces al año, más gente, y discutirían sobre otros asuntos, con una visión a medio plazo, con documentos en los que marquen las prioridades del país. Finalmente, en la tercera etapa, me aseguraría de que tuviéramos cortes permanentes con ciudadanos elegidos por sorteo”.

Van Reybrouck afirma que los problemas que se han encontrado en otras instancias que han sido elegidas por sorteo, como el jurado, se superarían si se tratara del ámbito político y cree que existen un “100%” de posibilidades de que en un periodo no demasiado largo de tiempo los países comiencen a utilizar el sorteo. “El peligro real para la democracia es que no hagamos nada. Las elecciones fueron un invento de finales del siglo XIX y seguimos usándolo como tal. ¿Qué otros artificios del siglo XIX continuamos utilizando sin cambios? ¿El globo? Si la innovación es importante en ciencia, en los negocios... ¿por qué no en la democracia? El éxito de Trump o del 'brexit' es el resultado lógico de una democracia que se ha limitado a elecciones, debates electorales en televisión y Facebook. Hay mucha rabia porque la gente no puede dar su opinión. Si no cambiamos el sistema, va a haber más 'trumps' y más 'brexits'”, avisa.

Temas