El Norte de Castilla

Use Lahoz, en la librería Oletvm.
Use Lahoz, en la librería Oletvm. / Ricardo Otazo

«El conflicto es la fuente de la literatura», afirma Use Lahoz

  • El novelista presentó ‘Los buenos amigos’, que transcurre
    en la España rural de los años 50 a 1992, en la librería Oletvm

Use Lahoz dejó una estela entre ‘Los Baldrich’ y ‘La estación perdida’ que ha continuado ‘Los buenos amigos’. El escritor barcelonés presentó esta última novela ayer en la librería Oletvm de Valladolid.

Esa estela remite a las relaciones familiares, a los movimientos migratorios de la España del desarrollismo, al cambio sociológico determinado por el paso de una sociedad rural a una urbana, al clasismo. Estas cuestiones también aparecen en ‘Los buenos amigos’.

«No estoy especialmente interesado en la historia de España del último medio siglo, pero era necesario recurrir a ella para explicar en ‘Los Baldrich’ la historia de una familia desestructurada, en ‘La estación perdida’ cómo dos padres que se matan para que sus hijos tengan las oportunidades de las que ellos carecieron y esta, para explicar la historia de dos amigos. La segunda parte del siglo XX en España no se entiende sin tener en cuenta la emigración del campo a la ciudad y el crecimiento de un país en cambio», explica Lahoz.

La amistad, «que no es la misma entre dos niños de 10 año y dos adultos de 40», es el lazo entre los dos protagonistas, que se conocen en un orfanato en un pueblo de Aragón. Ese paisaje es el que conoció el autor en los primeros 15 años de su vida, «cuando iba a veranear con mi abuela y era libre con la bici y los amigos. Yo era un observador de una realidad muy distinta a la que vivía el resto del año en Barcelona, en otra lengua. Eso me pasó también en Montevideo, son experiencias que te sirven como herramienta en el trabajo de escritor». De hecho no fue hasta que comenzó a escribir cuando se percató de la importancia de esos veranos. «Esta novela parte de una imagen que tuve en un bar de Barcelona, de una historia de culpa. Una mujer estaba agachada, fregando el suelo, y dos hombres sea asomaban desde la barra para observarla. Me pareció tan anacrónica que me puse a inventar la historia de esos dos hombres».

Más de tres, menos de nueve

La amistad «es un tema que me interesa. decían los griegos que era la mayor recompensa que un hombre podía tener y convenía cuidarla. Recomendaban tener al menos tres amigos y menos de nueve. En ningún caso dos, porque serían rivales. Por eso yo elegí dos, ahí estaba el conflicto. La literatura nace del conflicto». Para Lahoz la literatura es una cuestión de «dilemas morales, de personajes y de matices». Yel dilema está servido a partir de que Sixto Baladia y Vicente Cástaras, los protagonistas, se enamoran de la misma mujer. «Los dos tienen unos orígenes comunes pero después uno huirá del pueblo y el otro buscará amparo en él, otra cosa es que lo encuentre». El tenso reencuentro de ambos es el motor de la novela.

Use Lahoz está especialmente interesado en los personajes a los que se acerca con «un poco de voluntad científica para poder transmitir bien la psicología y la transformación del personaje. Conozco los comportamientos humanos porque los he leído en los libros, por eso recuerdo más a los personajes que a las personas».