El juez activará la Guardia Civil para garantizar el traslado del tesoro de Sijena

Vista de las cajas sepulcrales y trono de Blanca de Aragón y Anjou hoy en el Museo Diocesano de Lérida./Efe
Vista de las cajas sepulcrales y trono de Blanca de Aragón y Anjou hoy en el Museo Diocesano de Lérida. / Efe

El instructor fija la mudanza para el próximo lunes y advierte de que cualquier impedimento constituye un delito de desobediencia

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

La Guardia Civil será la encargada de organizar y coordinar toda la seguridad en el traslado de las 44 piezas depositadas en el Museo de Lérida que formaban parte del llamado tesoro de Villanueva de Sijena. El juez de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Huesca así lo decidió el pasado viernes, una vez que la Audiencia Provincial confirmó la sentencia que ordenaba la devolución de las piezas del Real Monasterio de la localidad oscense.

El juez Antonio Martín, que fija como fecha tope para el traslado el próximo lunes, pone al mando de la operación a la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil. Esta será la encargada de coordinar al resto de fuerzas de seguridad que estarán implicadas: Policía Nacional, Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana del Ayuntamiento de Léridad, «exigiéndose la colaboración y el auxilio» de esos cuerpos para «proporcionar seguridad y el adecuado desarrollo de las labores necesarias para el cumplimiento de lo que viene acordado en la presente causa de ejecución provisional».

Para ello, el juez autoriza la entrada en el Museo de Lérida Diocesano y Comarcal, donde está expuestas las piezas de Sijena, tanto a las fuerzas de seguridad, como al personal de la empresa de transportes contratada por el Gobierno de Aragón para el traslado, así como sus técnicos especializados en el patrimonio y su conservación.

El instructor advierte a los responsables del Museo, del Ayuntamiento de Lérida y de la Generalitat de Cataluña -en este caso del Ministerio de Cultura al estar intervenido el Gobierno autonómico en virtud al artículo 155 de la Constitución-, que «quedan requeridos para el cumplimiento de lo dispuesto en la presente resolución, con apercibimiento de que por la realización de actos contrarios a lo señalado podrán ser acusados de delitos de desobediencia a la autoridad o de delitos contra la Administración de Justicia».

Bajo secreto

El juez de Huesca también da el visto bueno al plan, que ya tiene sobre la mesa, diseñado por el Gobierno de Aragón. En el mismo se incluye «el inventario íntegro de las piezas pendientes de devolución, con una detallada descripción, incluyendo fotografía», el persona del ejecutivo regional que participarán o la empresa «especializada en el traslado de obras de arte, que cumple con todas las especificaciones técnicas».

A partir de aquí, el juez Antonio Martín advierte que la Guardia Civil ha preparado un «meticuloso» cronograma de actuaciones de las fases preparatoria, de ejecución del traslado, de protección del itinerario o de medidas de seguridad. El dispositivo «se mantendrá en secreto, para no comprometer la seguridad» de la operación.

De esta manera, si no se presenta recurso en contra de esta resolución del juez instructor antes del viernes, el plan de actuación deberá estar concluido antes del lunes, dado que hay que retirar las 44 piezas de su lugar de exhibición, inventariarlas y embalarlas para el transporte. Unos trabajos que, dada su complejidad, deberían realizarse a lo largo del fin de semana.

En todo caso, el alcalde de Lérida, Àngel Ros, anunció ayer que preparan desde el consorcio del Museo un recurso contra la orden de entrega, de porque «entendemos que afectaría directamente a la integridad de la colección». El primer edil recordó que la obras fueron adquiridas legalmente por la Generalitat de Cataluña y entregadas en depósito al Museo de la capital. Por todo ello, Àngel Ros avanzó que trabajan en el recurso que presentarán tanto en Huesca, como en casación ante el Tribunal Supremo, porque «no procede esta ejecución de la sentencia».

Las 44 piezas, que esperan ser trasladas a Sijena, son las más valiosas de las 97 vendidas en su día por la congregación de monjas sanjuanistas a la Generalitat, una vez que dejaron el monasterio oscense debido a su estado de ruina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos