Gastronomía de la tierra en perfecto maridaje con el español

El cocinero Víctor Martín, flamante estrella Michelin, con Inma Cañibano y Julio Valles./Ramón Gómez
El cocinero Víctor Martín, flamante estrella Michelin, con Inma Cañibano y Julio Valles. / Ramón Gómez

El premiado cocinero Víctor Martín, del restaurante Trigo, sirve una cena de gala con productos de la tierra en la Escuela Internacional de Cocina a los participantes de las Jornadas Futuro en Español

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Y de cocina a la mesa. Los primeros ponentes de las Jornadas Futuro en Español pasaron de explicar el origen de determinados productos gastronómicos de nuestra tierra a degustarlos, en una cena celebrada en la Escuela Internacional de Cocina en la que Víctor Martín lució su flamante estrella Michelin ejerciendo de anfitrión con galones y con la ayuda de Pablo Franco, Raisa Vicol, y Miguel Campos. Poco había que explicar sobre el líquido elemento a dos expertos como Inma Cañibano –vocal del Consejo Regulador de la DOToro y socia de la Unión Española de Catadores– y Julio Valles –presidente de la DO Cigales–, pero en lo tocante al sustento, el cocinero del restaurante Trigo desplegó magisterio al convertir el ágape en todo una oda gastronómica. Mientras él le daba gusto al paladar, el verso de autoridades en materia gastronómica como Gloria Fuertes, Tomás de Iriarte o Baltasar de Alzázar saciaba el oído.

Que a la mesa se acercaba un plato de lentejas, allí se dejaban caer los ‘Versos con aja y eja’ de la poeta de los niños: «El duende, en la oreja. / La mosca, en la oreja. / El preso, en la reja. / La madre, coneja. / La rica lenteja. /La feliz pareja».

Que desfilaban unos tacos de queso bien curado, por allí se asomaban las ‘Tres cosas’ de Alzázar: «Tres cosas me tienen preso / de amores el corazón, / la bella Inés, el jamón / y berenjenas con queso».

Y si el olor procedía de un lechal de la tierra, a la mesa se sentaba el mismísimo Miguel Delibes con sus artículos titulados ‘La vuelta a mi mundo en 80 folios’ bajo el brazo: «Ahora, de toda España, la parte buena, buena, buena para el lechazo, para su cría, es el valle del Esgueva. Allí el animal come de regadío o hierbas frescas y además los cuidan en casa. Por añadidura tiene el pienso a mano, según sale de la tenada, sin necesidad de buscarlo. ¡Y luego esa hierba, oiga, que no la hay más rica en toda España!», recordó Carlos Aganzo, director del diario decano.

El cocinero Víctor Martín, flamante estrella Michelin, con Inma Cañibano y Julio Valles.
El cocinero Víctor Martín, flamante estrella Michelin, con Inma Cañibano y Julio Valles. / Ramón Gómez

Comensales de altura para una cena servida con Alimentos de Valladolid brindados por la Diputación, en la que no faltó debate sobre el futuro de este español nuestro, más certero cuando degusta la lengua que cuando la utiliza.

Como anfitrión, el director general de El Norte de Castilla, Ángel de las Heras, tomó la palabra en la antesala para agradecer a los presentes su apoyo a unas Jornadas necesarias que defienden el buen uso del idioma y también un futuro esplendoroso. Junto a la mesa se dieron cita el presidente de la Cámara de Comercio, Víctor Caramazana, Javier Labarga (Fecosva), Félix Cano (Lingotes Especiales), Paco Heras y su mujer (cines Broadway), José Ramón González (vicerrector de la UVA), Fernando Conde (Aula de Cultura de El Norte) y los conferenciantes Inma Cañibano y Julio Valles, entre otros.

Amenizada por la voz, dulce y melosa, de Susana Pérez, y los acordes de César Diez –componentes de Cover Club–, la velada transcurrió en un perfecto español acompañada por las mejores viandas. Todo de la tierra. Lentejas y espárragos en ensalada con aliño de cecina; Piñón al caramelo; huevo de corral con patata y sobrasada; queso y miel; lechal al laurel, berenjena y sésamo; y rosquillas y polvo como postre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos