El Norte de Castilla
Jesús Fonseca: «La desobediencia y la duda nos hacen libres»
/ Jesús Fonseca, durante la conferencia. A. Mingueza

Jesús Fonseca:
«La desobediencia
y la duda nos hacen libres»

  • El periodista cerró el congreso ‘Imagina Cervantes Hoy’ con una conferencia en la que pidió recuperar el poder de la palabra

. El Congreso internacional ‘Imagina Cervantes Hoy’, que ha organizado y acogido la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) para celebrar el aniversario del escritor que da nombre a la institución, finalizó ayer con una conferencia impartida por el periodista Jesús Fonseca. Este analizó el legado que el autor de ‘El Quijote’ ha dejado a los profesionales de la información, a quienes pidió que recuperasen «el poder de la palabra» en el que se basa su trabajo.

Esta serie de conferencias y coloquios de la UEMC han tenido como objetivo hacer un análisis de carácter multidisciplinar y en clave actual de la obra cervantina. Dado que el lenguaje –que el gran referente de la literatura española usaba con maestría– es la materia prima del periodismo, se antojaba imprescindible un homenaje desde la óptica de los medios de comunicación. El encargado de hacerlo fue el veterano Jesús Fonseca, premio Francisco Cossío 2015 a la trayectoria profesional, quien nada más comenzar dejó claro que hablar de Cervantes es hablar de periodismo, pero del auténtico.

«La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida». Con este primer extracto cervantino, la audiencia ya pudo intuir el enfoque del discurso, titulado ‘Los Cervantes del siglo XXI. El poder de la palabra’. No obstante, lejos de lo que muchos pudieran pensar, la conferencia no fue una retahíla de citas de la obra, como muchos aniversarios al uso. Muy al contrario, el periodista pareció vestirse de Quijote para dar un tirón de orejas a un Sancho representado ayer por sus compañeros de profesión y las futuras generaciones.

Dificultades para contar

«El oficio de contar lo que es como es tiene hoy algunas dificultades añadidas, sin que crea yo que cualquier momento pasado fue mejor», reconoció Fonseca, quien aseguró que vivimos en los tiempos de una «verdad diseñada por un consenso de opiniones de los que tienen el poder para ello, lo que nos lleva a no saber lo que es justo o injusto, humano o inhumano, con una interpretación autoritaria que empieza por la palabra». Ante esta situación, el también poeta destacó que «si los periodistas fuésemos capaces de pensar por nosotros mismos, las cosas serían distintas, pero no es así, pues somos portavoces de los pensares de otros», una situación que describió como «un terrible error».

Por ello, y más en una época en la que «se aplaude la ignorancia y se desprecian los saberes, los periodistas deben ejercer el poder de la palabra para alumbrar y esclarecer sin dejarse sobornar por nada». Con un tono de voz casi melancólico pero firme en la forma y reivindicativo en el contenido al más puro estilo Don Quijote, el ‘gacetillero’ de ‘La Razón’ recordó a los asistentes, estudiantes de Periodismo incluidos, que la profesión «no es fácil» y que «es la desobediencia y la duda lo que nos hace libres».

Asimismo, siguiendo la misma línea argumentativa, recalcó que «nuestro combate contra la injusticia es la palabra, y hay que hacerlo desde la humildad frente al terrorismo intelectual de quienes quieren imponer un pensamiento único».

Con un discurso que fue variando de lo filosófico a lo terrenal y en el que no faltó el anecdotario, siempre bienvenido de un profesional experimentado, el periodista trató de dibujar la esencia del periodismo, que no es otra que «buscar la verdad y contarla». Si bien no había tanto público como la conferencia pudiera merecer, los allí presentes, muchos encargados de las historias del futuro, sí pudieron empaparse de la importancia de una profesión que tiene la labor de, en palabras de Cervantes, «combatir la injusticia donde quiera que esté».