El Norte de Castilla

«Sancho, no has de mezclar en tus pláticas la muchedumbre de refranes»

fotogalería

Refranes de 'El Quijote', en el centro cívico de Delicias.

  • Alumnas de educación de adultos empapelan el centro cívico del barrio con sentencias extraídas del libro de Cervantes

Las manos pasan las páginas de ‘El Quijote’, la vista revisa líneas y párrafos y entonces se detiene en la segunda parte, capítulo 43. Habla Alonso Quijano:

–También, Sancho, no has de mezclar en tus pláticas la muchedumbre de refranes que sueles; que, puesto que los refranes son sentencias breves, muchas veces los traes tan por los cabellos, que más parecen disparates que sentencias.

Fotos
  • Refranes de 'El Quijote' en el centro cívico de Delicias

Cuenta Rosa Vela, profesora del Círculo de Cultura Popular Delicias Paulo Freire, entidad de Feceav y del programa municipal de Aprendizaje a lo largo de la vida, que son tantos los que aparecen en la inmortal obra de Cervantes, que un buen modo de acercarse a ella es a través del refranero. «Ése te quiere bien que te hace llorar» (Primera parte, capítulo 20).

Por eso, el colectivo organizó ayer un concurso en el que invitó a los alumnos de educación de adultos y a los vecinos del barrio a grapar refranes que habían sido divididos, repartidos y escondidos en distintos puntos del centro cívico de Delicias. «Buena sombra le cobija», dice un cartel en las escaleras. «Al que mucho madruga», puede leerse en un letrero de la primera planta. «Cuesta poco prometer», cuenta el descansillo. « Del dicho al hecho hay gran trecho» (Segunda parte, capítulos 34 y 64).   

¿Por qué usó Cervantes tantos refranes? «Pues porque todos tienen su parte de verdad», explica Eugenia Correa, una de las alumnas participantes. «Ahora se utilizan menos, pero antes estaban en boca de todos. Mi bisabuela, de cada palabra sacaba un refrán. Las nietas dicen que de dónde sacamos esos dichos», cuentan Puri Herguedas, Feli Vidal, Isabel Sampedro, Dionisia Redondo... quienes eligen un refrán para terminar.Por ejemplo, a dios rogando y con el mazo dando(Segunda parte, capítulo 71).