El Norte de Castilla

Centenario con bronca para un genio maltratado

Los Reyes presiden la reunión de la Comisión Nacional para la Conmemoración del IV Centenario de la muerte de Cervantes, el pasado día 14.
Los Reyes presiden la reunión de la Comisión Nacional para la Conmemoración del IV Centenario de la muerte de Cervantes, el pasado día 14. / Efe
  • Escritores y académicos lamentan la «ingratitud» de España hacia el padre de la novela y achacan la desidia a la inestabilidad política

  • La Administración, criticada por improvisación y tardanza, gastará cuatro millones de euros en el programa con casi 360 actos

«Nos escudamos en la gloria de Cervantes para cualquier cosa, pero la inmensa mayoría de los españoles somos unos ignorantes de su obra, su persona y su legado». Lo lamenta Fernando de Prado, historiador e impulsor de la búsqueda de sus huesos. Comparte las críticas que llovieron sobre la Administración, a la que se acusó de actuar improvisación y retrasos en el diseño del programa institucional del IV centenario de la muerte del genial escritor. Presidida por los Reyes, la última reunión de la Comisión Nacional encargada de los fastos tuvo lugar el 14 de abril, apenas a diez jornadas del día mas grande del calendario cervantino. Don Felipe defendió el programa como «un proyecto de Estado» que «pone de relieve todo lo que nos une».

«Aquí se hace todo en el último momento, se improvisa y no se trabaja con visión de futuro. Hemos sido y estamos siendo injustos con don Miguel de Cervantes», lamentaba De Prado, para quien el genial escritor «es víctima de esos garrotazos tan definitorios de nuestra manera de ser que pintó Goya». Elogia De Prado la diligencia de las autoridades británicas. «Mientras que aquí se ha actuado tarde y mal, el primer ministro británico, David Cameron, detalló en la televisión y en los periódicos el homenaje público a la mayor gloria de Shakespeare. Una acción de la que estaban orgullosos y en la que vienen trabajando durante años», asegura.

Antes, las críticas llegaron de la propia Real Academia Española (RAE) y del Instituto Cervantes, dos instancias cruciales en la celebración, aunque rebajaron el tono a medida que se acercaba el 'día D'. «Los ingleses pueden sacar los colores a todo los españoles», dijo en febrero el director de la RAE, Darío Villanueva. Víctor García de La Concha, director del Cervantes, denunció el octubre pasado "retrasos en la comisión", que achacó «a estar al final de la legislatura». Reculó en febrero y negó «retrasos y pereza». Su instituto presentó un programa «apabullante» con más de 500 actividades a las que dedicará una dotación de un millón de euros en 2016.

Javier Marías, escritor y miembro de la RAE, denunció también «la ingratitud con que en España hemos tratado a nuestras mejores figuras» y el «olvido de Cervantes». Lamentó que se regresara «al desdén y la injuria» a la cultura. Un «desprecio» a la cultura que también denuncia el académico Arturo Pérez-Reverte, quien sabe que el 'Quijote' es «oro puro, un tesoro que no está al alcance de un crío de quince años y que se debe leer cuando se es un adulto formado»

Inmerecido

Más lejos fue el escritor Javier Cercas, que llegó a asegurar que «los españoles no nos merecemos a Cervantes». «Que se lo queden los ingleses, que lo tratarán mejor», propuso el autor de 'Soldados de Salamina', recordando que fue en el Reino Unido donde antes se apreció el talento cervantino y la relevancia del 'Quijote'.

Cultura, que negó los retrasos y la improvisación, achacó las críticas a «la ansiedad de los medios de comunicación». Gastará cuatro millones de euros en un programa con 358 actos «abierto, flexible, transversal y descentralizado», y que quizá «no se entendió bien», según José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura y destacado miembro la Comisión Nacional del IV Centenario de la muerte de Cervantes.

Aseguró que se había concebido para celebrar «como nunca se ha visto» el genio de un Miguel de Cervantes «que sigue siendo un gran desconocido para los españoles, en especial para los jóvenes». Así lo dijo Lasalle al presentar en febrero el programa oficial, que situó en las antípodas de los modelos conmemorativos al uso y entonces con 230 actos. Se sumaron 129 en la última reunión del la comisión en la que participan los ministerios de Hacienda, Cultura y Administraciones Públicas, varios gobiernos autónomos e instituciones como el Instituto Cervantes, la Biblioteca Nacional, el Museo del Prado, Acción Cultural Española, la Federación de Municipios y Provincias o el Ayuntamiento de Alcalá de Henares,

Una encuesta del CIS certificó en julio de 2015 que «la mayoría de los españoles ni han leído ni conocen a Cervantes». Solo un 21,6% ha leído entero 'El Quijote' y apenas un 16% sabe que se llamaba Alonso Quijano. Más doloroso es que un 50,9% ignore cuál es el nombre del protagonista. Similar al 55,8% que desconoce el nombre de Dulcinea del Toboso: el 33,3% se aproxima pero falla, y solo un 9,6% confirma que Aldonza Lorenzo es la amada de Don Quijote. «Hay que hacer el esfuerzo que otros no han hecho con sus clásicos para dar a conocer a Cervantes, un desconocido en la sociedad española», insistió Lassalle.

Para Fernando de Prado, la «desidia institucional» se debe a la inestabilidad política que se abrió con las elecciones del pasado 20 de diciembre y que ha derivado el periodo más largo con un gobierno en funciones de la reciente historia española. «En otras circunstancias y con un Gobierno constituido se hubiera tratado la figura Cervantes con más consideración y respeto». «La situación se agrava y se hacen más patética por la situación política. Creo que con un gobierno estable las cosas no habrían sido igual».

Cultura ni cuantificó la inversión global de todas las instituciones implicadas ni el número de iniciativas que respaldan, pero destacó que habrá exenciones fiscales de hasta un 90% para iniciativas privadas que financien actividades relacionadas con la conmemoración.

El programa oficial se articula en torno a tres ejes: la actividad cultural nacional e internacional; la investigación académica y científica en torno a Cervantes, su obra y su legado, y la divulgación de la vida y obra «usando herramientas del siglo XXI, tanto para la digitalización de fondos como para la comunicación social de los contenidos».

En este último campo la herramienta más potente es la web 400cervantes.es, que recoge todas las exposiciones, conciertos, producciones y giras teatrales, danza, ciclos de cine, congresos, conferencias y un sinfín de actividades divulgativas y de fomento de la lectura en torno al centenario.

El primer hito del calendario cervantino se marcó el 2 de marzo, cuando los Reyes inauguraron en la Biblioteca Nacional una exposición dedicada al genio y su universal personajes. Por primera vez se reunieron la decena de manuscritos y rúbricas que se conservan del genial escritor.

Congreso sin ortografía

El segundo jalón del calendario fue el VII Congreso Internacional de la Lengua Española, que se celebró en Puerto Rico del 15 al 18 de marzo. Hubo interesantes debates cervantinos, pero por desgracia será recordado más por un anécdota: la flagrante falta de de ortografía en un rótulo televisivo de la señal oficial en el que se presentaba a Felipe VI como su 'magestad' en lugar de su 'majestad'. Casi nadie se acordará de las 'Lecciones cervantinas' a las que se sumó Jean Marie Le Clézio, premio Nobel francés que pidió expresamente dedicar su intervención a Cervantes y su 'Quijote'.

El 23 de abril, día de entrega del premio mayor de letras hispanas en Alcalá de Henares, tendrá «una solemnidad especial». Se ha invitado a todos los galardonados con el Premio Cervantes a participar en la ceremonia de entrega al mexicano Fernando del Paso. Lo recibirá de manos del rey en el paraninfo de la centenaria universidad que acoge al ceremonia desde la creación del premio en 1976.

Se celebrará el genio cervantino en todos los países con presencia diplomática española, a través de las embajadas, los centros culturales de la AECID y los del Instituto Cervantes. Destaca Cultura que los principales actos del IV Centenario «recorrerán un amplio circuito internacional, desde Moscú hasta Shanghái, de Buenos Aires a Nakamura». Cuando la itineraria física sea imposible, como la exposición de la Biblioteca Nacional, habrá versiones virtuales.

La conmemoración tiene conexiones con el centenario de Shakespeare y una especial resonancia Iberoamérica, con España como país invitado del prestigioso Festival Cervantino de Guanajuato, en México, y en el Festival Cervantino de Uruguay. Buenos Aires y Santiago de Chile acogen también importantes actividades.