El sueño de Guillermo, en pantalla grande

Miguel Rellán, en un momento del rodaje en Barcial de la Loma./El Norte
Miguel Rellán, en un momento del rodaje en Barcial de la Loma. / El Norte

El director Iván Sáinz-Pardo convierte el relato de Delgado, 'Extraescolares', en el cortometraje 'Tono menor', que se estrenará en los cines Broadway el 10 de mayo

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

«Si sé que me va a dar tantos dolores de cabeza, me voy de vacaciones a Benidorm en vez de a Aveiro», dice riendo Guillermo Delgado, un comercial vallisoletano convertido en productor cinematográfico que va a cumplir su sueño; ver en pantalla grande su relato 'Extraescolares'. Será el día 10 de mayo en los cines Broadway. Le han ayudado a hacerlo realidad el director Iván Sáinz-Pardo y el actor Miguel Rellán. El cortometraje se llama 'Tono menor'.

En Aveiro escribió varios cuentos, allí se enganchó a un fado y ese germen ha fructificado en una película de 10 minutos. Guillermo se sabe narrador de momentos, de reflexiones, de sentimientos, «sin ninguna pretensión, nunca me planteé compartirlo». «'Extraescolares' va de gente que no lleva bien la ausencia de sus familiares. Solo tenía la narración aunque ya fantaseaba con que el papel de padre lo hiciera Miguel Rellán, actor al que sigo. Me enteré de que recogía un premio en un festival de Boadilla del Campo un sábado y allí me presenté. Cuando acabó el acto, salía con su mujer y me acerqué. Le dije que solo tenía esos folios pero que, si algún día se convertían en película, quería que él la protagonizara. Me explicó que tenía mucho trabajo pero que lo leería. A los dos días me llamó para decirme que contara con él», explica Delgado. Con el tejado del edificio echado, solo quedaba lo demás. Fue Paco Heras, responsable de los cines Broadway, quien le habló de Iván Sáinz-Pardo, director vallisoletano afincado en Múnich desde hace casi dos décadas.

Iván recibió el relato. «Vi cierto tono costumbrista que me atraía, le faltaba conflicto y escribí un guion tirando de la cuerda de Guillermo. La historia de un padre y un hijo que han perdido a la madre y al hermano. El padre no llega a la fase de duelo, se queda en la negación de los hechos. Escribí a partir de ahí, siendo respetuoso con la idea original de Guillermo», dice el director. «Tengo muchos cortos a la espalda, la motivación principal de este trabajo ha sido poder ayudar a hacer realidad el sueño de Guillermo: llevar al cine algo nacido de su pluma y que haya vivido el proceso desde dentro».

Guillermo, un comercial acostumbrado a muchos sectores, probó sus aptitudes en este campo. «Llevo toda la vida en la calle y esto ha sido lo más difícil, pedir ayuda cuando solo tienes una idea. Hay mucha gente que te brinda su colaboración, pero he visto la diferencia entre lo que hace un equipo profesional y lo que sale de amateurs. Y quería lo primero. Eso lo tenía Sáinz-Pardo, cuyo corto 'Ainhoa', fue candidato a los últimos premios Goya.

Atrapado en un fado

«He vuelto a trabajar con José Martín Rosete, director de fotografía de otros cortos míos, y con Philipp Fabian Kölmel, mi compositor fetiche», cuenta Iván. Aunque Kölmel se ha tenido que someter en esta película al dominio de un hipnótico fado que suena durante todo el metraje, 'Amor de Mel, amor de Fel', de António Zambujo. En palabras del director, «para nosotros la película es la emocionante historia de un hombre encerrado en un fado». El plato en el que suena la dulce voz de Zambujo y la canción son otro personaje de este 'Tono menor', con cartel de otro vallisoletano, Mike Roncero quien ha partido de esa aguja para componer un espléndido diseño. Completa el 'staff' local Nacho Carretero, director de arte. Los tres días de rodaje transcurrieron en una casa de Barcial de la Loma y en dos establecimientos de Valladolid, el restaurante Vino Tinto y la tienda Discocenter.

Sáinz-Pardo vuelve a la familia, a los primeros planos, al cine de personajes. «La familia es la zona de confort de todos, el lugar donde nos desarrollamos, donde nos mostramos como somos realmente, donde nos cobijamos de una sociedad hostil que nos bombardea con miedos del tipo perder el trabajo, de no poder pagar la hipoteca, con la soledad. La frontera con esos temores es la familia», cuenta el director que en 'Ainhoa' abordó los desahucios y el proceso de la dación en pago. «Ahí me planteé cómo contar esa realidad a través de una niña de ocho años, ¿cómo le explicas que se ha quedado sin su casa, sin su lugar de protección? Es una película sobre la pérdida de la inocencia».

El 10 de mayo estará en Valladolid con Delgado y Heras. Los Broadway proyectarán este estreno, junto a sus dos películas más recientes, la citada 'Ainhoa' y 'El sueño del caracol'.

Temas

Cine

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos