El Patio Herreriano dedica un ciclo al cine contemplativo de Ceylan

El cineasta turco Nuri Bilge Ceylan. /El Norte
El cineasta turco Nuri Bilge Ceylan. / El Norte

El director, también fotógrafo, es una de las voces más importantes del cine turco actual y será protagonista en la sala del museo los días 17 a 19 de enero

El Norte
EL NORTEValladolid

El Salón de Actos del Museo Patio Herreriano de Valladolid, presentará los días 17, 18 y 19 de enero, un ciclo de cine dedicado al fotógrafo y director de cine turco Nuri Bilge Ceylan. Se trata de una de las voces más importantes del cine turco actual y uno de los directores «más reconocidos» con un gran número de premios, entre ellos, la Palma de Oro de Cannes de 2014, según ha indicado el centro museístico.

El cine de Nuri Belgi Ceylan es cine «contemplativo», que concede gran importancia a la imagen, pero sin otro fin que en el de «ahondar» en las «profundidades del espíritu humano».

Sus personajes son «verdaderos» seres humanos, y sus conflictos son universales, aunque transcurran en escenarios «exóticos» de su país, Turquía. Como una esponja, Ceylan «cala» a las personas que le rodean, y confiesa que algunos tipos de sus filmes se inspiran en parientes u otras personas con las que ha convivido en algún momento de su vida. No sin motivo, cita el director a Ingmar Bergman como a uno de sus directores favoritos, pues, como él, cuida con «esmero» el mapa humano de sus filmes.

El cineasta nació en Estambul en 1959, e inició Ingeniería Química en 1976 en la Universidad Politécnica de Estambul, e Ingeniería Eléctrica en 1978 en la Universidad de Bogaziçi. Eran épocas de turbulentas revueltas estudiantiles en que se desarrolló su afición a la fotografía y se formó técnicamente.

Se apuntaría a cursos de cine, y se convirtió en devorador de películas en proyecciones de la Sociedad Cinematográfica, como antes lo había hecho en Estambul. No se conformaría con eso, sino que acabó matriculándose en Cinematografía en la Universidad Mimar Sinan, que dejó tras dos años de estudio. Sin embargo, aparcó la fotografía profesional y comenzó a rodar como ayudante de producción en un cortometraje de su amigo Mehmet Erylmaz.

El inquieto Ceylan vio mundo en 1985 viajando a Londres y Katmandú. El servicio militar en su país, 18 meses nada menos, también le dio una interesante óptica de distintas capas sociales de su país. También se advierte su amplia formación cultural, conoce bien la literatura, el teatro, el cine y la televisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos