Frodon: «El cine nunca ha dejado de ser un moribundo»

El crítico francés Jean-Michel Frodon, durante su intervención en la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid./ A. Mingueza
El crítico francés Jean-Michel Frodon, durante su intervención en la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid. / A. Mingueza

Las Conversaciones de Valladolid expresan preocupación por la conservación del patrimonio digital

V. ARRANZValladolid

Los expertos convocados por el Congreso Internacional ¿Qué es el cine? expresaron su confianza en que el séptimo arte superará la crisis actual que le sacude, como ha ocurrido con otras antes. El más explícito fue el crítico francés Jean-Michel Frodon, ex director de la mítica revista Cahiers du cinema, quien recordó que los pronósticos acerca de la muerte del cine le acompañan desde el mismo día de su nacimiento, cuando los hermanos Lumiere vaticinaron que su invento no tendría futuro.

«El cine nunca ha dejado de ser un moribundo». Frodon recordó que debates como los que hoy propician las nuevas formas de exhibición y contemplación de las obras cinematográficas no son nuevos en la historia del cine. Una sensación similar de desconcierto y de peligro se desató con la llegada del cine sonoro, el color o la televisión, entre otros hitos. Aquellos fueron retos a los que el cine tuvo que adaptarse y que le cambiaron y el crítico francés aventuró que ocurrirá igual con el debate actual.

Frodon defendió que existe un modo de hacer propiamente cinematográfico y que no debe confundirse con la gran «caldera» de lo audiovisual, pero no llegó a precisar en qué consiste eso que denominó «cinematicidad». Para evitar el debate ontológico sobre «la esencia» del cine, el ex director de Cahiers invitó a apoyarse en lo que el cine ha venido siendo hasta ahora y en lo que es, porque «fuera de la experiencia no hay nada de nada».

Las Conversaciones de Cine convocadas por el mismo congreso reunieron también a varios expertos y profesionales para debatir sobre el futuro del cine y hubo coincidencia en la capacidad del séptimo arte para adaptarse a los cambios y sobrevivir, más allá de unas dificultades que nadie ocultó.

«Hay una obsesión porque todo tiene que ir muy rápido y eso está cambiando el modo de hacer»

«Hay una obsesión porque todo tiene que ir muy rápido y eso está cambiando el modo de hacer» fernando colomo

La directora de documentales Aranxa Aguirre se mostró convencida de que estamos viviendo un momento histórico caracterizado por el hecho de cada ciudadano es hoy un creador de cine en potencia, porque todos llevan una pequeña cámara encima, en su teléfono. «Esto terminará afectando a nuestro oficio», vaticinó. En ese mismo diagnóstico coincidió el director de cine, Fernando Colomo, quien reconoció que se ha perdido la excepcionalidad de la obra cinematográfica. «El cine se ha abaratado y ha generado una saturación en el espectador. Seguramente se nota ya en que hay una obsesión porque todo tiene que ir muy rápido y eso está cambiando el modo de hacer». Finalmente, el también director Rubén Alonso, se mostró convencido de que los cambios en el cine «son más modas que auténticas transformaciones. El lenguaje del cine ha cambiado una vez nada más, cuando creó la narrativa que aún hoy utilizan todos los que se enfrentan al reto de contar una historia».

¿Y los soportales digitales?

En la misma mesa, el director de la Filmoteca de Cataluña, Esteve Riambau, lanzó la voz de alarma por el problema de la conservación del patrimonio cinematográfico digital. «Sabemos que el celuloide puede durar hasta 200 años o más. Pero en el caso de los soportes digitales no sabemos qué ocurrirá más allá de los 15 años». La incertidumbre está llevando a las grandes compañías norteamericanas a realizar copias analógicas de sus nuevas creaciones justamente para garantizar su preservación. «Esto afectará al canon cinematográfico del futuro. Se va a producir un corte en las películas que lograrán sobrevivir al paso del tiempo y muchas de las digitales desaparecerán», vaticinó.

Justo antes, otra mesa redonda abordó el problema de la pérdida de presencia del arte cinematográfico en los medios de comunicación. Carlos Heredero, el director de la revista 'Caimán', dejó constancia de las dificultades por las que atraviesa este sector y lamentó la constante reducción del espacio dedicado al cine en los medios generalistas.

El decano de la Facultad de Filosofía y Letras y director de la Cátedra de Cine, Javier Castán, vinculó estas dificultades con la crisis general que sufre la cultura, cada vez más confundida con el ocio, o incluso sometida a él. Abogó por la necesidad de recupera la visión en la sala oscura, porque su capacidad de fascinación sigue viva. «El problema con el que nos encontramos es que aproximadamente la mitad de los estudiantes de instituto no han visto jamás una película en una sala cinematográfica».

Fotos

Vídeos