Roban joyas por valor de 30.000 euros durante los premios Goya

video

Bárbara Lennie, con joyas de Suárez. / Efe | Vídeo: Ep

  • Una caja con sortijas, pendientes, relojes y gemelos fue sustraída de una habitación del hotel Auditorium donde se celebró la entrega de premios

Robo de película en los premios Goya. La Policía investiga la desaparición de varias piezas de joyería valoradas en 30.000 euros y que habrían sido sustraídas el pasado sábado en una habitación del hotel Marriott Auditorium Madrid, donde se celebró la gala de entrega de los Premios Goya.

La gala se celebró el sábado por la noche aunque ha sido hasta este lunes cuando el jefe de seguridad del hotel y el jefe de producción de la gala de los Premios Goya se percataron del robo, precisamente cuando comenzaron a organizar la devolución de las piezas de joyería a las marcas que las habían prestado para que las lucieran los invitados a la gala.

En concreto, los organizadores detectaron la desaparición de una caja que contenía sortijas, pendientes, relojes y gemelos que la joyería Suárez prestó para la gala y que se encontraba en una de las habitaciones del hotel junto a otros elementos empleados en la ceremonia, por lo que numerosas personas entraron y salieron de la misma.

La Jefatura Superior de Policía de Madrid ha confirmado el robo, mientras que los investigadores están visionando las cámaras de seguridad del hotel para tratar de dilucidar lo ocurrido.

Otros robos de cine

No es el único caso de robo registrado durante la celebración de unos premios de cine. En 2013, en el festival de Cannes, tuvo lugar un importante robo de joyas en el que desaparecieron 103 millones de euros en collares, sortijas y pendientes de Chopard y De Grisogono. Sin olvidar el polémico robo que sufrió la celebrity estadounidense Kim Kardashian en un hotel de París, donde un grupo de ladrones se llevó 16 millones de euros en joyas. O el sufrido durante los Oscar de 2015, cuando unos ladrones entraron en la habitación de hotel de la actriz Lupita Nyong'o y se llevaron un diseño de Calvin Klein valorado en 150.000 dólares, aunque finalmente se logró recuperar la prenda.