El Norte de Castilla

Regreso al nido familiar con una sonrisa

Fotograma de la película 'Vuelta a casa de mi madre'.
Fotograma de la película 'Vuelta a casa de mi madre'.
  • El director francés Eric Lavaine estrena 'Vuelta a casa de mi madre', una comedia sobre la crisis económica y la "generación bumerán"

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

«La gente feliz no tiene historia», reza un dicho francés. Lo suscribe Eric Lavaine. Por eso, el director galo rebusca entre los temas sociales para fabricar películas que lleguen al espectador, pero dándoles una vuelta y convirtiéndolas en comedia. Su nueva cinta, 'Vuelta a casa de mi madre', que se estrena el 30 de diciembre, aborda con una sonrisa el drama de las personas que, por la crisis económica, deben regresar al hogar familiar.

«Es terrible ser un adulto y que te suceda esto, tener que volver a casa de tus padres», explica Lavaine, que para su película, que se ha convertido en la comedia de la temporada en el país vecino, ha contado como protagonista con una excepcional Alexandra Lamy, en el papel de Stéphanie, la hija, y una no menos estupenda Josiane Balasko como madre. Entre ellas se produce un redescubrimiento mutuo que es, en el fondo, otro de los hilos conductores de la cinta. «En esta película me interesaba resaltar el papel de la madre, que suele quedar en un segundo plano. Con la esperanza de vida actual, una persona mayor puede ser moderna, tiene inquietudes diferentes, puede tener deseo sexual... Y sin embargo, a un hijo le cuesta entender que eso le ocurra a sus padres», detalla el cineasta galo.

La necesidad de regresar al nido familiar es una situación tristemente habitual en España, pero también en Francia. «Antes, económica y socialmente, mi país se parecía a Alemania, ahora nos parecemos a Italia o España», expone Lavaine, autor de, entre otras cintas, "Poltergay", "Incógnito" o "Barbacoa de amigos". Tan extendido es el fenómeno que ya tiene hasta un nombre propio, la "generación bumerán". El director francés defiende el poder de la comedia para hacer reflexionar al espectador, pero admite que sobre determinados asuntos se ve incapaz de reírse.

«Yo soy de las personas a las que no les gustó "La vida es bella". Hay cosas demasiado tristes», continúa. Sin embargo, en tiempos de dura crisis económica, la comedia se está convirtiendo en una vía de escape. En España, otra vertiente de la crisis, la emigración, ha dado pie a películas como "Perdiendo el norte". «Lo que atrae al público no es la crisis en sí, sino los temas sociales. Cuando estamos hechos mierda es cuando empezamos a sentir empatía, solidaridad con lo que les ocurre a los demás. Cuando todo va bien, es difícil ver los problemas de los otros», concluye Lavain.