Hasta siempre, Princesa

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Para Carrie Fisher (Beverly Hills, 1956, Los Angeles, 2016) la vida fue una aventura llena de finales. Nacer en el seno de la realeza de Hollywood no es sencillo, y en mitad del escandaloso divorcio de tus padres lo es aún menos. Ella era Debbie Reynolds, la protagonista de Cantando Bajo la Lluvia. Él era Eddie Fisher, intérprete de éxitos como El Violinista en el Tejado. Papá les abandonó para irse con Elizabeth Taylor, mamá decidió buscar un padre para sus hijos en el peor lugar posible. El nuevo marido saldría ludópata, borracho y ladrón. Carrie le odiaría y se refugiaría tras la puerta de su habitación y dentro de las páginas de los libros, en mundos donde los finales no fueran tan amargos como en la realidad.

Interpretar a la Princesa Leia era un trabajo pequeño y sencillo, algo que ella quería hacer para abrirse camino en la vida. Cuando los actores de La Guerra de las Galaxias (1977) iban a viajar de Los Ángeles a Inglaterra para rodar, Debbie Reynolds llamó indignada a George Lucas para protestar porque su hija no volase en primera clase –no había presupuesto para más--. Lucas le pasó el teléfono a Carrie Fisher, quien le dijo a su madre “Quiero viajar en turista como todos los demás”, y colgó el teléfono no sin antes indicarle a su madre una dirección muy concreta a la que podía dirigirse.

Carrie Fisher medía 155 centímetros, treinta menos que su compañero de reparto, Harrison Ford. En las tres primeras películas tuvo que rodar muchas de las escenas subida a una caja, para no perder ni un ápice de la férrea candidez y abnegación del personaje. En la vida le faltó caja a la que subirse, y por eso durante décadas tuvo que pelear contra su trastorno bipolar y sus adicciones, lejos de los focos y de las cámaras, huyendo de un personaje que la había devorado por completo. Su infancia y la fama convirtieron su vida en un infierno, pero al final logró un asidero con el que mantenerse a flote lo suficiente como para volver a mirar a los ojos a su compañero de reparto por cuarta vez en Star Wars: El despertar de la Fuerza (2015). Se ha marchado Carrie, desvanecida en el aire como aquellos en los que la fuerza es intensa, pero quedará, para siempre, la Princesa Leia clamando por una única esperanza, adalid del clavo ardiendo al que todos podremos aferrarnos.