Carrie Fisher, la princesa galáctica y su vida de alcohol y drogas

Carrie Fisher en 'Una nueva esperanza', la primera entrega de 'La Guerra de las Galaxias'.
Carrie Fisher en 'Una nueva esperanza', la primera entrega de 'La Guerra de las Galaxias'.
  • La actriz altó a la fama como la rebelde guerrera Princesa Leia en la trilogía original de 'Star Wars', cuyas tres películas (1977, 1980, 1983) se convirtieron en un fenómeno cultural

  • A principios de los 80 su vida estuvo marcada por el alcohol, las drogas y la depresión, coincidiendo con papeles fracasados en películas como 'Under the Rainbow' (1981) y 'Hollywood Vice Squad' (1986)

  • Recibió el aplauso de la crítica por su trabajo en la comedia 'Cuando Harry conoció a Sally' de 1989, pero ya a partir de allí había comenzado a darle la espalda a la actuación para comenzar a escribir

La vida de Carrie Fisher poco tiene que ver con la de la aguerrida princesa Leia, que la llevó a la fama. Las drogas y alcohol fueron protagonistas en buena parte de la vida de esta actriz que murió este martes a los 60 años. Fue una etapa que quedó atrás, pero que nunca ocultó y que compartió en libros y entrevistas.

Un infarto le quitó la vida. Lo sufrió el viernes en un vuelo a Los Ángeles, procedente de Londres, donde estaba promocionando su octavo y más reciente libro, con impactantes memorias de su vida. También volvía a llamar la atención del público con el regreso de Leia a la gran pantalla en el Episodio VII de 'La guerra de las galaxias', 'El despertar de la Fuerza', que se estrenó a finales de 2015.

Fisher saltó a la fama como la rebelde guerrera Princesa Leia en la trilogía original de 'Star Wars', cuyas tres películas (1977, 1980, 1983) se convirtieron en un fenómeno cultural.

En una rueda de prensa el año pasado, recordó cómo se divirtió asesinando a su captor, Jabba the Hutt, en 'El regreso del Jedi'. La escena es recordada también por muchos por el bikini dorado que llevaba. "Me preguntaron si quería que un doble matara a Jabba. ¡No! Es lo más divertido que he hecho como actriz", dijo entonces. "Si la única razón para actuar es poder matar a un monstruo gigante", añadió.

Desde su nacimiento, en Los Ángeles en octubre de 1956, su vida estuvo marcada por la extravagancia de Hollywood. Fue el producto del matrimonio entre la estrella de cine Debbie Reynolds, conocida por su papel en 'Singin'In The Rain' (Cantando bajo la lluvia), y del cantante Eddie Fisher. Pero la relación y el hogar feliz en Beverly Hills terminaron cuando Eddie Fisher dejó a Reynolds por su mejor amiga, la actriz Elizabeth Taylor.

A principios de los 80 su vida estuvo marcada por el alcohol, las drogas y la depresión, coincidiendo con papeles fracasados en películas como 'Under the Rainbow' (1981) y 'Hollywood Vice Squad' (1986).

Recibió el aplauso de la crítica por su trabajo en la comedia 'Cuando Harry conoció a Sally', de 1989, pero ya a partir de entonces comenzó a darle la espalda a la actuación para comenzar a escribir. Se hizo entonces conocida por su honesta escritura semi-autobiográfica, incluyendo su mayor éxito, 'Postcards from the Edge', que se convirtió en película en 1990. Una talentosa guionista, Fisher revisó numerosos guiones, incluyendo 'Cambio de hábito' (1992), 'Epidemia' (1995) y 'La mejor de mis bodas' (1998).

A lo largo de los años concedió varias entrevistas sobre su trastorno de bipolaridad y adicción a los medicamentos y a la cocaína, que admitió haber usado durante la filmación de 'El imperio contraataca' (1980).

Al ser consultada por Vanity Fair en 2006 cómo persuadió a Lucas para que le diera el papel de la princesa Leia, respondió: "dormí con algún nerd, espero que haya sido George". "Tomé muchas drogas como para recordar quien fue", añadió. También habló sobre la terapia electro-convulsiva, que consistía en pequeñas descargas en el cerebro para desencadenar pequeñas convulsiones y salir de la terapia.

En su primera columna de consejos en el diario británico The Guardian, prometió "proporcionar asesoramiento solicitado, basado en una vida llena de tropiezos y accidentes". Fisher dijo además a sus lectores que las adicciones, los problemas sentimentales y los trastornos mentales equivalen a una distribución "compartida de desafíos e infelices experiencias". "Con el tiempo, presté atención, tomé nota y olvidé fácilmente la mitad de todo lo que pasé. Pero revuelvo la mitad de los recuerdos y los pongo a sus pies", indicó.

El libro que estaba promocionando antes de morir, titulado 'The Princess Diarist', se basó en los recortes de diarios que guardó de la filmación de la trilogía original de 'Star Wars'.

Las memorias llamaron la atención de la prensa después que Fisher admitiera haber tenido una relación de tres meses con Harrison Ford durante la grabación de la primera película (Episodio IV) en 1976. Fisher tenía entonces 19 y Ford, de 33, estaba casado entonces con su primera esposa Mary Marquardt.

La actriz estuvo casada brevemente con el cantautor Paul Simon en los 80 y tiene una hija, la actriz Billie Catherine Lourd, de su relación con el agente de talentos Bryan Lourd.