La Casa Revilla 'resucita' el Valladolid de los últimos cinco siglos

Entorno urbano de la / iglesia de La Antigua. El Norte

Una exposición refleja la transformación de espacios emblemáticos de la ciudad a través de ilustraciones, grabados y fotografías

JESÚS BOMBÍNValladolid

'Memorias de una ciudad' es el título de la exposición que se puede ver en la Casa Revilla en un itinerario a través de ilustraciones, grabados y fotografías por edificios y espacios emblemáticos de Valladolid a lo largo de los últimos cinco siglos.

El etnógrafo Joaquín Díaz es el comisario de una muestra que retrata en imágenes «poco conocidas» el proceso de transformación y desarrollo urbanístico de la Plaza Mayor, el entorno de La Antigua, el Campo Grande, la Catedral, el Puente del Cubo (hoy Isabel la Católica), la plaza de Colón y la Estación del Norte, el Puente Mayor o los ríos Esgueva y Pisuerga. «La memoria ante este futuro tan incierto es un pilar que nos permite vivir», afirmó Joaquín Díaz en la presentación de esta vista retrospectiva a la configuración física de la urbe y cómo ha mudado algunos de sus espacios con el paso del tiempo.

Fotos

En material gráfico del Archivo Municipal de Valladolid, de la Fundación Joaquín Díaz y fotografías de Jean Laurent, Bernardo Maeso, Luis del Hoyo, Patricio Cacho y Marcelino Muñoz se apoya esta exposición para recomponer ese puzle de ese callejero urbano que en su día existió y que hoy se reconoce en los edificios que han perdurado y se extraña en los que han desaparecido.

También se han reunido libros, revistas y postales que complementan a los grabados, ilustraciones y una colección de fotografías que abarcan desde las que tomó el fotógrafo francés Jean Lauren en 1867 hasta otras realizadas por diferentes autores en diferentes décadas hasta 1960.

En algunas fotografías se captó el tiempo de una Plaza Mayor donde destacan visualmente los árboles, las farolas de gas y los coches tirados por caballos, luego sustituidos por un tranvía que llenó de cableado de la catenaria un espacio donde se celebraron misas, desfiles y era lugar concurrido porvendedores ambulantes. Llama la atención otra imagen del 'tren burra' descarrilado en la salida de la calle San Ildefonso, con multitud de curiosos arremolinados ante la locomotora .

«Las ciudades se elevan sobre la realidad de sus materiales: la piedra, el ladrillo, la madera y elcristal van creando un entramado que construye el perfil físico que da personalidad a un conjunto de edificios y ayuda a reconocer sus límites y contornos», se subraya en uno de los paneles explicativos.

La exposición de la Casa Revilla se puede visitar hasta el 27 de mayo, con entrada gratuita, de martes a domingo y festivos de 12:00 a 14:000 y de 18:30 a 21:30 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos