Aula de Cultural

'El viejo estadio Zorrilla', un trozo de historia de Valladolid

Óscar Campillo, José Miguel Ortega y el alcalde Óscar Puente charlan en los momentos previos a la presentación. /Gabriel Villamil
Óscar Campillo, José Miguel Ortega y el alcalde Óscar Puente charlan en los momentos previos a la presentación. / Gabriel Villamil

José Miguel Ortega presenta su nuevo libro arropado por el alcalde Óscar Puente; Óscar Campillo, de Vocento, y Carlos Aganzo, de El Norte

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

Con el público ya en sus correspondientes localidades saltaron a la cancha, con la puntualidad propia de los acontecimientos importantes, los protagonistas de la jornada. Esta vez el Aula de Cultura de El Norte de Castilla, patrocinado por Caixabank, cambió por completo de escenario para dar cabida al deporte. El Salón de Recepciones del Ayuntamiento de Valladolid, –«la zona más noble del Consistorio junto con el Salón de Plenos», en palabras del propio alcalde Óscar Puente–, sirvió como altavoz para presentar el libro ‘El viejo estadio Zorrilla’, de José Miguel Ortega Bariego ‘Josito’, cronista deportivo oficial de Valladolid. Cultural y deporte, tantas veces unidos, tantas veces tan separados, conformaron en esta ocasión un matrimonio perfecto para entender esta nueva publicación, que contó también con la presencia de Óscar Campillo, director general de Comunicaciones y Relaciones Institucionales de Vocento y otrora director del diario Marca, mientras que las labores de moderación recayeron en Carlos Fernández Aganzo, director de El Norte de Castilla.

Fotos

‘El viejo estadio Zorrilla’ supone la vigesimosexta publicación de Josito Ortega, varias de ellas dedicadas al Real Valladolid y su entorno, aunque en esta última va mucho más allá de los relatos meramente deportivos para introducirse «en la nostalgia, en los recuerdos de una época dura, donde nos habla de posguerra, de toros, de la sociedad del momento, de la publicidad e incluso del enorme frío que se pasaba entonces en ese viejo estadio junto a la ribera del Pisuerga», según introdujo Carlos Aganzo, para quien esta obra se trata de «mucho más que un libro de fútbol».

El alcalde Óscar Puente puso especial énfasis en los recuerdos de su infancia, ya que reconoció que había tenido mucha mayor relación con el Nuevo que con el viejo estadio. «He tenido que ir a las últimas páginas del libro, esas que ya tienen algunas fotografías en color, con los Moré, Gilberto, Gail, etc, aunque ciertamente los míos eran Polilla Dasilva y Pato Yáñez, ya en el Nuevo Estadio», relató el primer edil. Ycomo si el reciente frío de estos días en Valladolid hubiese devuelto a la memoria los infinitos episodios de días glaciares a orillas del Pisuerga, también relató Óscar Puente su particular anécdota de la única vez que su padre le llevó al viejo estadio Zorrilla, «porque siempre iba conmi tío Ángel». No recordaba el alcalde ni rivales ni resultado, únicamente «un frío horrible».

Señaló, sin embargo, que el viejo Zorrilla le acompañará siempre «porque en la campa que había entre el estadio y el paseo de Zorrilla ofreció Felipe González en 1982 un mitin poco antes de su victoria electoral. Este acto me marcó en mi trayectoria vital», recordó.

«Pone textos, fotos y recuerdos a la historia de Valladolid», comentó el alcalde Óscar Puente

También destacó el gran trabajo de José Miguel Ortega, cronista deportivo oficial de Valladolid, «que pone fotos, textos y recuerdos a la historia de los vallisoletanos y la evolución de la propia ciudad. Porque habrá muchos que desconozcan que allí hubo un estadio en el cual se daba cita todo Valladolid».

A continuación, fue el director general de Comunicaciones y Relaciones Institucionales de Vocento, Óscar Campillo, entre leonés y vallisoletano, con lo que ello implica en el terreno de la rivalidad deportiva que ha regresado esta temporada tras décadas olvidada, quien afirmó que «la historia de un estadio no es solo la del edificio, sus cimientos y sus gradas, sino la historia de los sentimientos, vivencias, alegrías y sinsabores de miles de personas anónimas unidas por unos mismos recuerdos y similares ilusiones». Resaltó la sencillez y a la vez maestría con la que José Miguel Ortega hilvana los textos, la historia, los detalles, los datos, la cercanía a los personajes y las anécdotas. «Este libro es un monumento. Empiezas a leerlo y no puedes parar, quieres más. Cada párrafo te lleva al siguiente». En este sentido reconoció que el autor «es un periodista en el más amplio sentido de la palabra, sin apellidos, no es solo deportivo, va muchos más allá. Relata con cada episodio la historia viva del Valladolid de la época, sus bares, sus teatros, los chismes, las bebidas de entonces.... el alma de los miles aficionados que pasaron por el estadio está fielmente reflejado en este libro, que por supuesto recomiendo».

«Refleja el alma de miles de aficionados que pasaron por el estadio», destacó Óscar Campillo

Abrumado por tantas alabanzas, José Miguel Ortega (Valladolid, 1943), que casi nació a la vez que se inauguró el viejo estadio Zorrilla (1940), reconoció que la motivación para escribir este libro fue «la necesidad de dar rienda suelta a un sinfín de anécdotas, de nostalgias y de la visión del fútbol que tenía desde mi localidad en el fondo sur del viejo estadio». Y casi como por inercia comenzó a relatar, ante el numeroso público congregado entre los que se encontraba el director general de El Norte de Castilla, Ángel de las Heras, hechos curiosos, sucesos, historias a cual más amena por su forma de contarla, interesante por la cantidad de detalles y datos y divertidas vistas desde la distancia del tiempo.

«Tío pelele»

Así, narró cómo la banda sonora del viejo coliseo pucelano durante muchos años fue «¡Tío pelele, tío pelele!», dirigida habitualmente al trencilla de turno y coreada por todo el estadio, que de ese modo hacía gala de su vallisoletaneidad con un leve improperio tan de la tierra, antes de la aparición de los exabruptos que denigraron el deporte del balompié.

O aquel chisme, propio de una ciudad pequeña y provinciana donde todo se sabía, referente a un jugador procedente del Athletic, llamado Tini que, según aseguraba media población, mantenía una relación con una conocida meretriz local denominada Matilde. Y así, cuando en el césped el tal Tini no rendía, el público, con sorna, entonaba el «¡Matilde, Matilde!».

Y también se refirió al famoso marcador simultáneo, precedente manual de los carruseles deportivos, que todo el mundo seguía con especial devoción, atendiendo a las diferentes publicidades (Maxcali, Cervezas Skol, Tervilor, etc), no tanto por las victorias o derrotas de los equipos que lo componían como por los ‘1’, ‘X’ y ‘2’ de la quiniela.

O el fichaje de Ortega a cambio de un cargamento de trigo para Barcelona; o el del portero Ispizua, fichado a cambio de su libertad cuando estaba en el penal del Puerto de Santa María por motivos políticos; o de la tensión que se vivía con la visita del Real Madrid, el Atlético y el Athletic de Bilbao, los tres grandes de entonces; o de las tertulias de El Candil o el Lucense como bares de referencia; o de los cromos imposibles de Caramelos Pedrosa; o del macroproyecto deportivo pensado en 1940, que contaba con varios campos de fútbol, piscinas, velódromo, hípica, frontón, etc.; o incluso la anécdota de un inédito forofo como Miguel Delibes, que perdió su gabardina Burberrys en plena euforia y frenesí por una espectacular remontada ante el todopoderoso Real Madrid.

«Había toda una ciudad volcada con el fútbol, casi como única diversión y tema de conversación. Con la lectura de este libro algunos se quitarán años de encima y otros conocerán historias nuevas sobre su propia historia», finalizó José Miguel Ortega.

El libro

Título : El viejo estadio Zorrilla

Autor: José Miguel Ortega (Valladolid, 17-3-1943), periodista. Es el cronista deportivo oficial de Valladolid.

Dónde se puede adquirir: Exclusivamente en la oficina comercial de El Norte de Castilla, en calle Platerías, 14

Precio: 14 euros.

Si quiere recibir información sobre los actos del Aula de Cultura, envíe un correo a: auladecultura@elnortedecastilla.es

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos