Gloria Lomana apuesta por el presente y futuro del periodismo en el Aula de Cultura

Gloria Lomana, en el exterior del edificio del Museo de la Ciencia, poco antes de su intervención. / Gabriel Villamil

La periodista y escritora presenta su primera novela, ‘Juegos de poder’, en un acto organizado por El Norte en el Museo de la Ciencia

SAMUEL REGUEIRAValladolid

Llegó con el ánimo de dar a conocer su primera incursión en la ficción, la novela ‘Juegos de Poder’, pero el debate suscitado por la escritora y periodista Gloria Lomana en torno a la profesión de informar ha terminado copando el grueso del último Aula de Cultura de El Norte de Castilla, patrocinada por Caixabank y con la colaboración de la Junta de Castilla y León. El Museo de la Ciencia de Valladolid acogió este jueves este acto en el que también participaron Fernando Conde y el director de El Norte de Castilla, Carlos Aganzo; y donde también asistió, entre el público, el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro.

«El libro tiene que luchar siempre contra todos los elementos; el frío, el fútbol...», enumeró Conde al comienzo del encuentro, que inició con Aganzo y Lomana valorando el cuidado que ha de tener el periodista con el lenguaje, a propósito del «portavoces y ‘portavozas’» de Irene Montero. «Naturalmente la nuestra es una gran responsabilidad», apuntó Lomana; «pero eso se está perdiendo por culpa de la precaria situación del gremio, y en televisión ese impacto es brutal, porque no es solo la palabra sino también la imagen». Ejemplificó, a partir de esa fuerza de lo audiovisual, el cuidado que ponía al no usar planos cortos de víctimas o niños en noticias sobre atentados terroristas. «También nuestra prudencia debe imponerse en torno a las víctimas de violencia machista, que no es sino otro tipo de terrorismo».

«No todo vale y hay que medir lo que se reporta», sentenció la periodista. «Lo importante es ceñirse a los hechos y a la verdad, sin airear ni exhibir la intimidad de las personas en beneficio del medio». Para Aganzo, «el tiempo que Lomana ha estado al frente de los informativos ha habido un cuidado en la imagen y el uso del lenguaje que se ha mantenido por encima», y defendió que no todas las críticas al habla de los periodistas resultan del todo justas. «Lo peor es la carrera por la inmediatez», apostilló Lomana, «debida al auge de las redes sociales y que hace que el periodismo pierda su razón de ser al querer competir con su rapidez».

Galería de fotos

¿Y cuál es la razón de ser de la profesión? «Desde luego, funcionar como contrapoder», aseguró la escritora, «pero tanto como criticamos al poder nos cuesta juzgarnos a nosotros mismos». Si el periodismo combate con la Red, insiste Lomana, muere. «No debe dejarse arrastrar», apuntó Aganzo, que dio paso al debate sobre el momento en que entra en el juego el periodismo ciudadano: «Eso surgió a raíz del 11 de septiembre», rememoró Lomana, «y fue evolucionando hasta el tsunami de Japón o los atentados de la maratón de Boston, que parecen obligarnos a repensar la figura de los corresponsales». Lo que parece claro es que el periodismo, tal y como lo conocemos, «no va a volver jamás». Es el lenguaje, y los nuevos términos como ‘fake news’, los responsables de conducir a la masa como un rebaño, algo que se combatiría con facilidad si volviéramos a los conceptos tradicionales como ‘mentira’ y ‘manipulación’.

Ficción y realidad

En torno a la manipulación y a la mentira se vertebra, precisamente, la novela ‘Juegos de poder’ (Ed. La esfera de los libros), el debut literario en la ficción de Lomana. La trama se vertebra en torno al todopoderoso magnate Marcelo Russo, que a base de funcionar a lo largo de los años mediante la extorsión y contar mentiras, construye un poderoso imperio mediático en una novela donde no dejan de aparecer otros personajes reales, como Berlusconi, Mario Conde o Donald Trump. «El protagonista aspira a controlar un poder no solo político, también quiere condicionar las leyes y los jueces».

Inspirada en series televisivas como ‘House of Cards’, la novela narra la historia de España de los últimos años y refleja una atmósfera de cloaca donde todo está corrompido, y quien resulta inquebrantable a estas tentaciones no es sino una piedra contra un engranaje perfectamente afinado donde el corrupto se encuentra en su hábitat natural.

Todo esto lo refleja ‘Juegos de poder’ través de los ojos de su amoral protagonista, un empresario sin escrúpulos que adquiere un medio de comunicación para controlar todos los resortes de las instituciones del país, una suerte de mezcla entre Frank Underwood y Charles Foster Kane: «Los jueces y los periodistas han sido pioneros en destapar estos casos cuando otros sectores siguen tratando de taparse entre ellos, y aún cometemos el error de meter a todos en el mismo saco», se lamentó Aganzo, si bien rechaza también enarbolar la imagen, con respecto a su propio gremio, de salvadores de la patria. «Ninguna profesión está al margen de su sociedad».

Lomana concluyó el acto respondiendo a preguntas del público, una de ellas en torno al movimiento feminista: «Hay una gran causa noble importante y necesaria, y que no llamaría igualdad de hombres y mujeres, porque somos diferentes y queremos seguir siendo diferentes; hablo de igualdad de oportunidades, de equidad, respeto y dignidad». Por ello reivindica una lucha por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres con la contribución de ambos juntos: «No es un tema de mujeres, es un tema de todos; una sociedad no se puede permitir prescindir de la mitad de su talento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos