Gloria Lomana: «Algunos medios han convertido el independentismo en monotema y eso intoxica los cerebros»

Gloria Lomana. /Javier LIzón-Efe
Gloria Lomana. / Javier LIzón-Efe

Acude este jueves al Aula de Cultura para hablar sobre periodismo y realidad al hilo de su debut literario con ‘Juegos de poder’

JESÚS BOMBÍNValladolid

«Pocas veces se cuenta en una novela cómo utilizando de manera aviesa los medios de comunicación y, especialmente las redes sociales, se puede controlar todo, enriquecerse y vivir de la extorsión». A ello se entrega su personaje, Marcelo Russo, magnate del sector audiovisual en ‘Juegos de poder’ (La Esfera de los Libros), el debut literario de Gloria Lomana (Madrid, 1959), que va ya por la tercera edición. En hundir el relato en esa trastienda del periodismo y de la política, mezclada con maletines e intrigas en busca de poder y dinero, considera la exdirectora de informativos de Antena 3 Televisión que radica el tirón que ha tenido su debut literario. «Se ha hablado con más frecuencia de cuando los políticos alargan sus manos para controlar a los periodistas, pero pocas veces se expone la situación inversa, cómo desde los medios se influye en la política, en la economía, en la reputación de las personas. Muchos colegas y políticos me comentan que les ha divertido ver expuesto un mundo tan escabroso, y alguno, como Luis María Anson, dijo que retrataba una realidad inquietante de lo que han podido ser los últimos 25 años de la historia política, mediática y empresarial en España». De su novela y el contexto que la envuelve hablará el jueves 8 de febrero, a las 20:00 horas en el Auditorio del Museo de la Ciencia Gloria Lomana en el Aula de Cultura de El Norte, patrocinada por Caixabank con la colaboración de la Junta de Castilla y León.

–¿Cómo marca el poder a quien lo ejerce?

–Depende de la persona. Yo he conocido gente que ha ocupado puestos de gran responsabilidad y los ha ejercido con honestidad. El poder es un instrumento para desbocar la ambición. Quien tiene ansia de controlar, de servirse a sí mismo, de ser dañino con la sociedad y de enriquecerse a toda costa, busca el poder. He conocido personas de los dos perfiles; las que han tenido grandes responsabilidades y supieron marcharse con las manos limpias con las que llegaron, y algún elemento al que el poder ha terminado de enloquecer para buscar solo su beneficio.

–¿Qué juegos de poder ha conocido en torno al desafío secesionista de Cataluña?

–El asunto de Cataluña empezó como tragedia y va a terminar como farsa, pero dejando el traje hecho jirones. Va a costar muchos años coser una sociedad rota en dos mitades. Los juegos de poder aquí tienen que ver con la ensoñación del nacionalismo, que siempre es perverso, lo hemos visto en la historia del siglo XX. En este caso la ambición del nacionalismo por construir su propio relato se ha ido tejiendo a través de la educación, con el control de los medios públicos, con ayudas a las empresas que luego revertían esos favores, con la corrupción...

–¿Qué papel ha jugado el periodismo en la crisis catalana?

–Allí se ha hecho un periodismo que no es tal y se estudiará en los libros de historia. Se han utilizado los medios públicos y algunos periodistas han actuado como activistas del nacionalismo y eso es agitación, propaganda. Es algo que nos tiene que hacer reflexionar a los demás. Lamentablemente, las voces críticas desde las asociaciones de periodistas y las instituciones que nos han de representar no han sido muy activas. Algunos medios han convertido el independentismo en monotema, en algo obsesivo y al final eso intoxica los cerebros. Es imposible que la ciudadanía sometida a semejante tormento de noticias manipuladas y orientadas a una causa ilegal, al final pueda discernir lo que es la información.

–Lleva más de un año fuera del fragor informativo diario. ¿Cómo se ven España y los problemas de los españoles fuera de la redacción?

–La oportunidad de bajarme de esa montaña rusa me da la posibilidad de tener mayor capacidad de análisis, a un ritmo más sosegado. Veo España como un gran país, una democracia consolidada, pero con un enorme problema político que es, como ha dicho el Rey Felipe VI, el mayor que hemos vivido en democracia. Yo lo veo con gran pesar porque hemos convertido el tema catalán en el único de la agenda política cuando hay asuntos que requieren ser afrontados. En este momento el Estado no tiene presupuestos generales, no se pueden revisar las partidas para actualizar todos los servicios asistenciales, afrontar el tema de la educación..., tenemos muchos asuntos pendientes que están relegados porque España está viviendo ahora una grave crisis. Urge que salgamos de este túnel y que el Parlamento funcione y se saquen adelante los grandes retos que tiene el país, porque las situaciones estancadas tienden a empeorar.

–¿Lo primero que haría si la contratasen para asesorar a un político?

–No me dejaría contratar para asesorar a ninguno de ellos. La política me gusta observarla como ciudadana y criticarla para contribuir a mejorarla como periodista.

–¿Qué aconsejaría a Mariano Rajoy?

–Que hable y se explique más. Yo, que me dedico al periodismo, creo que nada existe si no se ve.

–¿A Pedro Sánchez?

–Que aproveche la oportunidad que siempre ha tenido el Partido Socialista en España con mensajes nítidos y claros sobre el país.

–¿A Albert Rivera?

–Que siga hablándonos tan claramente como lo hace sobre España y que el éxito no le emborrache.

–¿A Pablo Iglesias?

–Tengo la impresión de que se dejaría asesorar poco y tiene su imagen enormemente estudiada, lo que no significa que no necesite cambios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos