Vicente Vallés, ayer, en la Plaza Mayor de Valladolid.
Vicente Vallés, ayer, en la Plaza Mayor de Valladolid. / G. Villamil

«Trump intentará dividir a la UE negociando con cada país por separado»

  • El periodista Vicente Vallés analizó en el Aula de Cultura la personalidad del presidente estadounidense y las claves por las que logró 63 millones de votos

Dos meses después de que las urnas en Estados Unidos causaran una conmoción mundial y a la vista de cómo se desenvuelve a diario el ganador de las elecciones la pregunta no deja de perder vigencia: ¿Por qué 63 millones de personas votaron a Donald Trump?.

A ofrecer algunas claves sobre ello se dedicó ayer Vicente Vallés (Madrid, 1963) en el Aula de Cultura de El Norte de Castilla, patrocinado por Caixabank con la colaboración de la Junta de Castilla y León, en una sesión en la que presentó su libro ‘Trump y la caída del imperio Clinton’ (La Esfera de los Libros), una obra en la que analiza el ascenso al poder del controvertido presidente estadounidense y también a la que fue su rival, Hillary Clinton.

Fotos

El Teatro de Zorrilla registró un lleno en el patio de butacas para conocer la visión del presentador y director del informativo de la noche de Antena 3, que desde los años noventa ha cubierto las elecciones a la Casa Blanca, experiencia que le ha convertido en una de las voces de referencia. «Más allá de los adjetivos de ególatra, filonazi, obsesivo, estafador y misógino con que se le califica, en el otro lado de la balanza hay otros dos que suelen pasar desapercibidos: listo e imaginativo», expuso el periodista. «Lo que mejor le define es su egolatría; siente un profundo amor por sí mismo y sus capacidades, que no son pocas; está convencido de que ha sido un grandísimo empresario y eso es discutible; es alguien muy arrojado, con una enorme capacidad para montar negocios con el dinero de otros y ponerle su nombre a la empresa».

Frente al temor que Trump despierta en Europa, Vallés expresó su confianza en los contrapoderes del sistema político estadounidense. «Espero que los contrapesos funcionen, como ha sucedido con el veto migratorio. Trump no se va a poder cargar un sistema político como el norteamericano con 250 años de vida a sus espaldas».

Vaticina que sus relaciones con los países europeos serán complicadas, dada su tendencia al enfrentamiento con la UE y el apoyo al ‘Brexit’. «No es que Trump quiera acabar con Europa, pero va a intentar dividir a la Unión Europea intentando negociar por separado con cada uno de los países miembros en lugar de hacerlo en bloque».

Augura el periodista que la tendencia a ofrecer titulares escandalosos será una constante durante el mandato del multimillonario. «Le gusta ser el centro de todo y ha hecho de Twitter una herramienta de comunicación personal con la que cada mañana lanza uno o dos mensajes que de alguna manera influyen en el flujo informativo de las grandes cadenas».

Que la televisión y las redes sociales han tenido un efecto multiplicador en su campaña electoral es algo que da por descontado, al igual que el uso de técnicas de comunicación que huyen de la complejidad que requiere la reflexión: «Una de sus técnicas comunicativas se basa en decir pocas cosas y repetirlas sin parar; frases como ‘América primero’ o ‘Hacer América más grande’ las ha repetido sin cesar y ese mensaje cala», sostiene.

El presentador de Noticias 2 de Antena 3 contó cómo hace un año el ahora mandatario estadounidense se presentaba a las primarias del Partido Republicano junto a otros 16 candidatos, entre ellos Jeb Bush, el favorito. «En el debate destacó entre todos ellos, supo colocarse en el centro de la mesa y sus mensajes fueron claros, conectaron con lo que pensaban muchos en su partido», comentó.

«La gente que votó a Donald Trump lo hizo para que gobierne como lo está haciendo», dijo tras señalar que su mensaje ha llegado a ser apoyado por 63 millones de votos que le dieron el poder en los estados más decisivos frente a Hillary Clinton, quien pese a sacarle tres millones de votos de ventaja, «los obtuvo peor repartidos, dadas las peculiaridades del sistema electoral».

El ganador del Premio Ondas 2016 al mejor presentador de televisión analizó cómo el ‘efecto Trump’ se impuso al a priori esquivo voto de inmigrantes y mujeres por sus reiteradas declaraciones de desprecio hacia estos colectivos. «Hay un sector de hispanos que le ha apoyado: el de aquellos que llevan 10 o 15 años en EE UU, con permiso de residencia o nacionalidad, con trabajo, y que tienen miedo de los inmigrantes que acaban de llegar porque temen que pueden quitarles el empleo o empeorar su calidad de vida. Yhubo muchas mujeres que le votaron, sobre todo blancas, y otras muchas que dejaron de votar a Hillary Clinton porque no consiguió convencerlas; hay mucha gente que quiere escuchar el discurso de cierre de fronteras y de proteccionismo ante las empresas extranjeras».

Pero más allá de la capacidad del discurso de Trump para atraer votantes, Vallés culpó al Partido Demócrata: «Los Clinton fueron vistos como un pack político con demasiados cadáveres en el armario; y la gente que hizo la campaña a Hillary Clinton –concluyó– se equivocó hablando tanto sobre Trump».