video

Vicente Vallés. / EL NORTE

«Trump tiene una personalidad muy ególatra, es muy histriónico e hiperactivo»

  • El periodista Vicente Vallés presenta hoy en el Aula de Cultura de El Norte su libro ‘Trump y la caída del imperio Clinton’

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

El rostro más reconocible de los Informativos de Antena 3 y uno de los periodistas con mayor credibilidad de la televisión española, especialmente tras haber moderado los últimos debates electorales, será el protagonista este martes del Aula de Cultura de El Norte, que se celebra en el Teatro Zorrilla y con entrada libre hasta completar el aforo, en una nueva sesión patrocinada por Caixabank con la colaboración de la Junta de Castilla y León, en la que presentará su libro ‘Trump y la caída del imperio Clinton’, que repasa la trayectoria del presidente de EE UU.

–¿Cuál es la génesis del libro?

–La idea surgió de la editorial. En realidad me propusieron escribir de otra cosa que no me convencía y yo planteé hacerlo sobre las elecciones americanas. Es algo que conozco con cierta profundidad y creía que esas elecciones iban a ser apasionantes.

–¿Tuvo que reescribirlo ante la sorprendente victoria de Trump?

–Reescribirlo no estrictamente. Lógicamente la idea inicial era que había más opciones de que ganara Hillary Clinton y el libro lo empecé a enfocar dedicando más parte a ella. Lo único que tuve que hacer fue cambiar el orden de los factores y quitar una parte de lo que había dedicado a los Clinton para dársela a Trump.

–¿Cómo describiría a este personaje ahora presidente de EE UU?

–Trump es un personaje al que Obama ha calificado como ‘un presidente atípico’ intentando ser muy suave y políticamente correcto. Tiene una personalidad muy ególatra, es muy histriónico en su forma de actuar en público. Es muy firme en las decisiones que toma, más allá de que gusten o no, y va a ejercer la presidencia, ya lo está haciendo, de una forma como no hemos visto a nadie. Es difícil prever hasta dónde va a llegar en el ejercicio de la presidencia.

–En todo caso nada bueno...

–No, eso no se puede decir, porque seguramente hay cosas que van a funcionar. Sobre todo en el corto plazo, podemos poner el ejemplo de que si hace, y ha prometido que lo va a hacer, un plan de infraestructuras, eso es posible que al menos a corto plazo genere una actividad económica importante y que la economía americana se pueda beneficiar. Y también que haya empresas extranjeras, como empresas españolas de construcción, que también se puedan beneficiar. Otra cosa es que si acaba siendo muy proteccionista, a medio y largo plazo puede ser perjudicial para la economía mundial y también para EE UU, pero bueno, esto lo vamos a ver.

–Muy confiado le veo.

–El problema de Donald Trump es sobre todo de formas y actitudes, tanto internas como hacia otros países o comunidades como la UE, dando mensajes de que realmente le gustaría que la Unión Europea desapareciera, haciendo mensajes a favor del ‘Brexit’, intentando también generar disputas internas en la Unión Europea.

–¿Cree que Trump está capacitado para gobernar el país más poderoso del mundo?

–Eso han decidido los americanos. Desde luego lo que él va a hacer es una presidencia muy distinta de lo que hemos conocido, estamos en un territorio inexplorado. Que esté capacitado o no para gobernar es difícil de ver en este momento. Desde luego las formas que está utilizando no son las propias de un presidente normal, por eso decía Obama que es atípico. Ciertamente es muy atípico en su forma de actuar, está rompiendo moldes que en una sociedad democrática no se deberían romper.

–¿Por ejemplo?

–Que el presidente de EE UU se enfrente con un tribunal norteamericano eso es algo que no se puede hacer, es romper con todas las reglas lógicas de una democracia de separación de poderes. Él está rompiendo eso y lo está haciendo con el beneplácito de muchos americanos que le han votado y que estaban deseosos de ver cosas así, tampoco nos podemos engañar con esto. Ha tenido 63 millones de votos. Va a ser muy interesante ver cómo evoluciona esto y hasta qué punto, conforme pasen los años de su mandato, esa masa crítica de votantes se mantiene, aumenta o disminuye.

–Hubo quien pensaba que sus mensajes eran solo electorales...

–Fue un error de cálculo de muchos analistas. Ciertamente pretender que Donald Trump no iba a hacer lo que prometió en la campaña electoral era un error. Yo me equivoqué al pensar que Hillary Clinton ganaría, pero en lo que no me equivoqué fue en decir desde el primer momento que Trump iba a hacer lo que decía que iba a hacer, porque su forma de actuar siempre ha sido esa. Considera que todo lo que propone está bien y todo lo que dicen los demás está mal, de manera que siempre quiere ejecutarlo.

«Trump tiene una personalidad muy ególatra, es muy histriónico e hiperactivo»

–¿Se confía en que el sistema tiene mecanismos para frenarle?

–Los contrapesos van a funcionar, de hecho ya están funcionando. Ha tardado menos de tres semanas en que ese contrapeso de poderes haya funcionado. Él firmó una orden y esa orden fue paralizada por un juez y luego esa paralización ha sido confirmada por un Tribunal Federal. Y va a seguir funcionando. Trump es muy poderoso pero no se va a poder cargar el sistema político americano que ya dura casi 250 años.

–De momento cada día da un titular, como poco.

–Va a seguir siendo así porque su forma de actuar es esta. Es hiperactivo entre otras cosas porque disfruta de ser el centro de todos los debates y de todos los comentarios. Por eso ha establecido un sistema de funcionamiento en la Casa Blanca que es muy interesante de analizar desde el punto de vista comunicativo. Todas la mañanas lanza uno o dos ‘twits’, con lo que está condicionando el flujo informativo de las 24 horas siguientes en EE UU. Los informativos matinales de las grandes cadenas de televisión arrancan el día con ese mensaje, que suele ser muy trompetero, a veces acusatorio contra alguien o anunciando una nueva medida de esas muy campanudas de las que está firmando. Es muy inteligente más allá de que luego pueda tener efectos perversos.

–¿Quién va a ganar y quién va a perder con Donald Trump?

–Eso está por verse todavía, a mí me parece muy prematuro establecer una lista de países que van a resultar beneficiados o perjudicados. Desde luego, por lo que se ha visto en estas tres primeras semanas de mandato, los países europeos tienen una tarea complicada. La relación entre la UE y EE UU se ha complicado muchísimo. Trump va a intentar dividir a la UE intentando tratar individualmente con sus países miembros en vez de con una unidad.

–¿Cómo vio la entrevista telefónica con Rajoy?

–El Gobierno español intenta de momento tener un lenguaje muy suave en la línea habitual que mantiene Rajoy en todo lo que se refiere a las relaciones internacionales, tener un perfil bajo, en el que no haya un enfrentamiento. Es comprensible. Otra cosa es que Trump en la nota oficial solo hablara de los gastos militares que espera que los aliados europeos aumenten para que EE UU pague menos.

«Un montón de disparates»

–¿Puede Trump perjudicar la imagen de EE UU en el mundo?

–Eso lo ha conseguido ya, desde el día que ganó las elecciones. Hay una tentación muy tradicional de un sector social europeo de un cierto antiamericanismo primario que siempre está latente en la sociedad. Si encima a eso le sumas un presidente del estilo Trump pues es muy sencillo que gane enteros. De manera que sí, con toda seguridad, la simpatía hacia EE UU y su imagen pierden con un presidente como este.

–Cuando ganó las elecciones se llegó a hablar de la III Guerra Mundial. ¿Es un disparate?

–Se han dicho un montón de disparates. Uno es ese, otro es decir que en breve se lanzaría un ‘impeachment’, una destitución. Entiendo que haya mucha gente que no consiga asumir que un personaje así esté al frente de la Casa Blanca, otra cosa es que estén buscando ya maneras de asustar a la gente. Quizás haya ciertas inestabilidades en el mundo, pero de ahí a dar saltos mortales...