video

Marta Robles, en el Museo Patio Herreriano. / Henar Sastre

«Las escenas de sexo son las más difíciles de escribir»

  • Marta Robles disertó en el Aula de Cultura sobre la relación entre el periodismo y la novela policiaca a propósito de su debut en el género

Lleva desde 1986 en el mundo del periodismo televisivo, radiofónico y escrito y ese poso de vivencias y de contar historias le ha llevado a lanzarse con certidumbre a escribir ‘A menos de cinco centímetros’ (Espasa), su estreno en la novela negra. Ayer habló sobre ello en una sesión del Aula de Cultura de El Norte de Castilla, patrocinada por Caixabank y con la colaboración de la Junta de Castilla y León, celebrada en el Museo Patio Herreriano de Arte Contemporáneo Español. «Para documentarme he hablado con expolicías y excorresponsales de guerra para que mis personajes literarios fueran duros de verdad y no se percibiera una mano femenina detrás», explicó tras hacer ver que «hay pocas mujeres en el género negro, muchas no se atreven a escribir ese tipo de novelas por pudor; es difícil porque, por ejemplo, a veces se tiende a dulcificar las conversaciones para no utilizar el vocabulario masculino descarnado».

Fotos

  • Marta Robles, en el Aula de Cultura de El Norte de Castilla

En la velada literaria habló sobre los orígenes de las historias de engaños y medias verdades que entretejen la trama, situada en el actual Madrid del barrio de Malasaña, en capitales internacionales y en escenarios de conflictos bélicos, lo que le ha llevado a valorar la colaboración de tres «referencias del reporterismo»: Arturo Pérez-Reverte, Alfonso Rojo y Jon Sistiaga, a los que en el libro agradece las charlas mantenidas con ellos. «Los corresponsales de guerra –defendió– tienen una visión de la realidad muy particular porque han vivido situaciones límite, han conocido el horror y huyen del maniqueísmo; Jon Sistiaga me iluminó con aspectos como lo terrible que es fallarle a un compañero en una guerra».

La periodista explicó cómo a partir de una ráfaga del perfume Misia de Chanel se desencadenó todo un proceso de imágenes que finalmente le animó a embarcarse en la escritura de la novela que le lleva a plantear al lector una reflexión: «¿Hasta dónde seríamos capaces de llegar?, ¿cuáles son nuestros límites morales?». Fue desgranando el perfil de cada personaje, desde el detective Toni Roures, excorresponsal de guerra reconvertido en investigador de infidelidades amorosas, a la «misteriosa Misia Rothman», esposa de un magnate de los medios de comunicación. Robles, autora de ‘Luisa y los espejos’, con la que ganó el premio Fernando Lara de novela, aseguró que las escenas de sexo «son las más difíciles de escribir. Es un tema con el que nunca sabes si te pasas de cursi o de soez; el sexo vertebra mucho la sociedad y en la novela negra sangre y sexo casan bien», comentó.

También se refirió a los límites a la libertad de expresión, y reconoció que «los periodistas nos autocensuramos y nos censuran;en España la monarquía hasta hace poco era intocable y los periodistas sabíamos cosas que no se publicaban». Finalmente, señaló que el periodismo nutre son sus titulares de historias «argumentos espectaculares para escribir una novela negra».