Del músculo de Jane Fonda al cuidado de la mente

  • Rafael Santandreu y Julio Alfaro apuestan en sus métodos por el control emocional

En Barcelona tiene Rafael Santandreu su Centro de Terapia Breve. En su web ofrece sus servicios con la idea de que «igual que acudimos al abogado cuando tenemos un problema o al mecánico cuando se estropea el coche, debemos acudir a un experto cuando no funciona la faceta emocional». Santandreu ha descubierto el poder de la lectura para hacer llegar sus conocimientos a través de libros como ‘El arte de no amargarse la vida’, ‘Las gafas de la felicidad’ y, el último, ‘Ser feliz en Alaska’.

Pero su modelo de difusión es Jane Fonda. Recuerda que en los años setenta sus vídeos sobre ejercicios físicos crearon tendencia y ayudaron a que la sociedad se concienciara sobre la importancia de cuidar la salud. «Yo soy como la Jane Fonda con leotardos –suele presumir–, aunque llevo americana; ella hizo que la gente se diera cuenta de que podía controlar su salud física, que tenía una responsabilidad; y eso hay que aplicarlo también al cuidado de la mente, porque descuidamos la felicidad».

Julio Alfaro es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, tiene el título de piloto de transporte de línea aérea y es experto en dirección de marketing y comercialización por Icade. A partir de una experiencia personal se centró en el estudio de la felicidad y ha volcado sus conocimientos a lo largo de 14 años en ‘Mateo y su camino a la felicidad’. También forma parte de Formavolución, una empresa que busca «innovar en los paradigmas socialmente aceptados en el mundo del aprendizaje y la formación». La palabra control emocional es común en los discursos de Alfaro y Santandreu.