La electricidad que iluminó la antigüedad

Exposición de 'Tesoros Eléctricos' en el Museo de Escultura /Gabriel Villamil
Exposición de 'Tesoros Eléctricos' en el Museo de Escultura / Gabriel Villamil

El Museo de Escultura recorre la fascinación decimonónica por las artes decorativas romanas en 'Tesoros eléctricos'

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑO

De los hallazgos arqueológicos del XIX, de la fascinación por las artes decorativas romanas y de la galvanoplastia habla 'Tesoros eléctricos', la exposición que el Museo Nacional de Escultura acaba de inaugurar en el Palacio de Villena.

Fotos

Antigüedad y revolución industrial conviven en las cinco secciones que muestran la devoción de los europeos por embellecer la vida doméstica cotidiana con objetos copiados a nuestros ancestros romanos. Y todo gracias a una técnica basada en la electricidad que comenzó a iluminar Europa, la galvanoplastia. El «proceso y resultado de la deposición de una capa metálica sobre otra superficie mediante la aplicación de electricidad» permitió copiar vasos, jarros, soportes, lucernas o pátera de los originales hallados en Pompeya, Herculano, Hildesheim o Bernuy.

Alberto Campano, comisario y narrador de esta exposición que podrá verse hasta el 11 de marzo, explicó el origen de esta colección de reproducciones recopilada en el siglo XIX en el Casón del Buen Retiro y desde 2011 guardada en los fondos del Museo del Traje en Madrid. Actualmente las reproducciones de escultura clásica se exhiben en la Casa del Sol, y las de artes aplicadas están guardadas. Darlas a conocer, difundir la mirada que sobre la antigüedad tuvieron los artesanos del siglo XIX y relacionar esos objetos con su uso moderno son algunos de los objetivos que se ha puesto el equipo del Museo que dirige María Bolaños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos