110 años con Frida Kahlo

Frida Kahlo en 1940 / Lola Álvarez Bravo/ Turner/ EFE

La artista mexicana fue ejemplo de mujer combativa y feminista, su legado cultural todavía perdura en la memoria colectiva

Javier Ayuso Santamaría
JAVIER AYUSO SANTAMARÍA

«Creían que yo era surrealista, pero no lo era. Nunca pinté mis sueños. Pinté mi propia realidad». Así definía Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón su arte. Frida nació el 6 de julio de 1907 en Coyoacán, México. Mismo país del que se sintió orgullosa y defendía.

La vida de la artista e icono fue marcada tras enfermar de poliomielitis y sufrir un accidente de tráfico en 1925. El accidente hizo que Frida tuviese que estar postrada en una cama y empezara pintar. El suceso provocó que tuviese que ser sometida a 35 operaciones, según Enciclopedia Británica.

Comenzar a pintar supuso entrar en los círculos artísticos. Gracias a ellos conoció a su esposo, el también artista Diego Rivera (1886-1957) con el que se casó en 1929. Con Rivera tuvo una relación peculiar. A ambos se les relacionaba con infidelidades mutuas pero preferían omitirlas.

En 1939 decidieron divorciase, volviéndose a unir meses más tarde bajo un nuevo acuerdo matrimonial: vivir juntos, compartir gastos, seguir colaborando artísticamente y excluir la vida sexual de la pareja. La relación fue más allá de los físico, ambos se complementaban y decidieron compartir su vida en la célebre Casa Azul.

Frida era una mujer de profundas ideas feministas y comunistas. Siempre fue de frente y nunca se escondió en un mundo como era el arte de aquellos años, prácticamente monopolizado por hombres. Su militancia comunista la llevó a mantener una relación de amistad con León Trotsky hasta 1940, fecha de su asesinato. Kahlo alojó al revolucionario ucraniano y a su mujer tras tener que huir de la URSS y fue sospechosa de su muerte.

Frida se ganó los halagos de sus contemporáneos, como los del poeta francés André Bretón.

La obra del mito mexicano es difícil de clasificar, habría que buscar una denominación para su estilo: mezcla del expresionismo y el surrealismo. El estilo y la técnica son muy particulares, tanto como su temática: la experiencia vital de Frida es el centro de todo.

La vida de la artista mexicana es su obra. Su obra es su vida. Su influencia se alarga más allá de su muerte en 1954. Frida Kahlo es un icono popular. Sabina dedicó una estrofa en su canción 'Por el boulervard de los sueños rotos'. En memoria del cuadro de Frida 'Viva la Vida', la banda británica Coldplay nombró a su cuarto disco y a su single con el mismo nombre.

Su vida fue reflejada en la gran pantalla con dos películas: 'Frida, naturaleza viva' (1984), interpretada por Ofelia Medina y 'Frida' (2002) en la que Salma Hayek interpretó a Frida Kahlo.

Mujer libre, fuerte y combativa, 110 años después su legado sigue vivo. Más de 100 obras atestiguan su creación y para la posteridad el mito: «Cada (tic-tac) es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno lo resuelva como pueda». Viva la vida.

Temas

Mexico

Fotos

Vídeos