El Cubismo a partir de la obra de Barradas, en el Patio Herreriano

El cubismo se manifiesta en las salas 6 y 7 del Patio Herreriano a través de diferentes expresiones. / R. Gómez

El centenario de 'Calle de Barcelona' del artista uruguayo abandera una exposición que reúne 55 obras de 35 artistas, y que se puede visitar hasta el 1 de abril en el museo

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Las salas 6 y 7 del Patio Herreriano acogen hasta el próximo 1 de abril la exposición 'El Cubismo y sus derivaciones', con 55 obras de los fondos de la Asociación Colección Arte Contemporáneo y Colección Gas Natural Fenosa que forman parte de los fondos del Museo.

Galería de fotos

La muestra se presenta con motivo del centenario de la obra de Rafael Barradas, 'Calle de Barcelona', de 1918, que da la bienvenida a los visitantes en la sala 7, y que comparte espacio con obra de hasta 35 artistas distintos de la primera mitad del siglo XX como Joaquín Torres-García, muy ligado a la persona y obra del propio Barradas, Moreno Villa, Díaz Caneja, Vázquez Díaz, Wifredo Lam, Ángel Ferrant y Julio González, entre otros. En sus obras el Cubismo constituye su principal referencia, un movimiento que en esta exposición se declara de muy diferentes maneras y expresiones. «Hay autores cuya obra no guarda ninguna relación entre sí, pero luego visualmente sí la encuentras», ha explicado Beatriz Pastrana, coordinadora de la colección del museo, sobre este diálogo entre obras que se puede disfrutar en las salas 6 y 7. Cronológicamente, 'La calle de Barcelona' (1918) de Barradas supone la obra más antigua, mientras que el 'Paisaje' (1980) de Díaz Caneja cierra el círculo de los 54 cuadros expuestos.

'El Cubismo y sus derivaciones' analiza una de las aportaciones de la vanguardia más importante del arte del siglo XX. El cubismo simboliza una ruptura con el pasado, con el arte académico y se caracteriza por su gran voluntad renovadora. Los artistas descubren en este movimiento artístico una plataforma para explorar nuevos caminos plásticos que derivan hasta los comienzos de la abstracción en las décadas de los años 40 y 50. Esta muestra, en concreto, se entiende desde la relación de amistad y profesional de dos de los máximos exponentes del cubismo como son Rafael Barradas y Joaquín Torres-García, ambos uruguayos y culpables de introducir el movimiento en España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos