Baltasar Lobo habla con los clásicos

'EL Sena' y 'En la playa', de Lobo, custodian el sueño de Ariadna. /Ramón Gómez
'EL Sena' y 'En la playa', de Lobo, custodian el sueño de Ariadna. / Ramón Gómez

Las esculturas y yesos del artista zamorano se integran en la colección de reproducciones clásicas de la Casa del Sol en 'Un moderno entre los antiguos', su primera exposición temporal

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Esculpió maternidades, desnudos, atletas, bustos, centauros. Baltasar Lobo se midió en los retos de los clásicos, repitió sus técnicas y los conectó con el lenguaje del siglo XX. Por ello el Museo Nacional de Escultura ha organizado la muestra 'Un moderno entre los antiguos' en su dependencia de la Casa del Sol. Este espacio, que acoge las reproducciones de esculturas grecolatinas de los fondos del Prado, sirve por primera vez para una exposición temporal.

Hijo de carpintero, el primer material con el que se familiarizó Baltasar Lobo (Zamora, 1910-París, 1993) fue la madera. De temprana inclinación artística, estudió dibujo en Benavente y en Valladolid trabajó en el taller del imaginero Ramón Núñez. Recibió algunas clases en la Escuela de Artes y Oficios antes de irse a Madrid en 1927, donde abre los ojos a la vanguardia. Cuando termina la Guerra Civil, se exilió a París y allí realizará el grueso de su obra.

María Bolaños, directora el Museo de Escultura y experta en la obra del escultor zamorano, ha elegido 35 obras entre yesos, bronces y mármoles para que se aprecien los distintos mundos de Lobo, dueño de «un ojo primitivo y una mente moderna».

«Siempre he admirado la inteligencia y la pasión que se adivinan en la escultura griega», sostenía Lobo. Y ahora entre ellos están sus mujeres, sin proporciones naturales, sin rasgos realistas en la cara, una síntesis de depuradas formas redondas, de pulido acabado. Las piezas de Lobo descansan sobre bases cúbicas de DM. «Todas ellas, menos tres que están expuestas en la Casa de los Gigantes en Zamora, son un préstamo de su Museo de Zamora. Lobo donó al Ayuntamiento su obra y este la depositó en el museo, pero muchas piezas están en el almacén. La dificultad en la organización de la muestra radica en que ese museo es gestionado por la Junta. Tres instituciones nos hemos tenido que ponder de acuerdo», explica Ana Gil, del Museo. Las tres piezas de la Casa de los Gigantes son 'Mujer incorporándose', 'Contemplativa' y 'En la playa'. Todas las cartelas respetan el título en francés.

Custodian el sueño de Ariadna los 'lobo' 'En la playa' y 'El Sena'. Entre los bajorrelieves de diosas sugerentes en sus túnicas mojadas se alza su torso femenino que, como Magritte, reza «no es un desnudo», aunque invite a tocar la piel broncínea. Un poco más adelante, yesos como 'La vendedora de pescados' o 'Mujer sentada' muestran una forma más tosca, realista, casi costumbrista, un Lobo menos sofisticado que el que emparenta con Brancusi, Modigliani o Julio González.

Una Venus desnuda clásica posa junto a la de Lobo, con únicas hendiduras en la coleta suspendida sobre su espalda. Un jugador de baloncesto compite con la verticalidad del atleta clásico y un centauro, con la cabeza de caballo de Lobo. La galería de bustos ha dejado dos huecos para dos rostros esculpidos por el zamorano.

Banda sonora

Un ciclo de tres conciertos acompañará la exposición 'Un moderno entre los clásicos'. Ultra Bachiana revisita a Bach desde la clásica, el flamenco y el jazz. La primera cita será el día 11 de mayo (20:30 h). La pianista Marta Espinós interpretará un programa, 'The Bach mirror' que busca los 'Reflejos bachianos en el piano de los siglos XXy XXI'. Espinós interpretará obras de Bach entreveradas con piezas contemporáneas que beben de su forma y estética del cantor de Leipzig. Honegger, Rota, Poluenc, Ligeti y Gubaidulina son también modernos clásicos como Lobo. Estrenará una obra de Ximo Cano.

El siguiente concierto es el día 18, coincidiendo con el Día Internacional de los Museos. Jorge Pardo, con su flauta, y el ensemble barroco Hippocampus sonarán 'Por Bach. Improvisaciones entre el barroco, el flamenco y el jazz'. Alberto Martínez Molina dirige desde el clave a esta formación de cuerda que dialogará con el versátil flautista. El día 25 de mayo, el dúo de pianos que forman Iñaki Salvador y Alexis Delgado propone 'Johann Sebastian ¡Jazz!', una aproximación jazzística al universo de Bach.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos