Las candentes preguntas de 'Nina' inquietan de nuevo

Representación de 'Nina'.

Representación de 'Nina'. / Carlos Luján

  • Con dirección de Diego Bagnera, vuelve a las tablas la pieza con la que José Ramón Hernández ganó el premio Lope de Vega

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

¿Ser o no ser? La eterna pregunta del teatro se transforma en ¿quién ser? en 'Nina', la pieza con la que José Ramón Fernández obtuvo el Premio Lope de Vega 2003. Estrenada en 2006 en Madrid tras pasar por Londres, París, Buenos Aires y Santiago de Chile, 'Nina' regresa a casa con dirección de Diego Bagnera. Mariel Sánchez encarna a la 'chejoviana' mujer que plantea las candentes preguntas de esta indagación sobre la posibilidad de cambiar, de renacer antes de la muerte. José Bustos y Jesús Hierónides dan la réplica a una Nina que emergerá de sus propias entrañas. En cartel hasta el 2 de julio, alza el telón en el Teatro Fernán Gómez de Madrid este jueves día 8.

Nina, que evoca a la protagonista de 'La gaviota' de Chéjov, irrumpe en un pueblo pesquero cuyos habitantes parecen estar varados a la espera de algo incierto. Todos recuerdan por qué se marchó y nadie sabe por qué ha vuelto para cambiarlo todo y acabar con la placidez del lugar con el fulgor de un relámpago.

El poliédrico Diego Bagnera (Buenos Aires, 1973), un 'hombre orquesta' que toca todos los palos -del periodismo a la dirección escénica, pasando por la interpretación, el guión, la poesía o la danza- ha armado su propuesta en torno a unas preguntas cruciales: ¿Es posible volver a nacer antes de morir? ¿Podemos matar lo que ya no somos, dejar de arrastrarlo como un cadáver y vivir ligeros y libres de nosotros mismos? Y si es así, ¿por qué y para qué la vida nos da esa plasticidad?

«Acaso no podamos cambiar la realidad, pero sí nuestra vida cambiando de mirada. Nina lo descubre y nos muestra que no se trata de lo que los demás han hecho de nosotros, sino de qué haremos con eso que los otros y el mundo ya han hecho de nosotros», apunta Bagnera en clave existencialista.

¿Renovarse o morir es la esencia de la pieza? «En cierta manera sí. Decidir es el es gran verbo que mueve esta obra, como la vida. Decidir si somos o no dueños de nuestros actos. Habla de la plasticidad de la vida, de cómo hay que tratar de renovarse cuando se está al borde del precipicio. Es lo que hace Nina, que acuciada por estas cuestiones no se arredra ante sus fantasmas y actúa arrastrando a los demás a un cambio», dice el director de escena.

Unas cuestiones que Bagnera quiere alojar en la mente del espectador. «El buen texto es el que incrusta una pregunta incómoda en alguna parte de ti. El que te altera, te cambia y te hace distinto a quien eras al entrar al teatro. El que te hace responder a esa alteración que causa el conflicto que has visto en escena», plantea. «'Nina' es una invitación a esa nueva vida que está siempre por nacer, ahora en el próximo minuto, y que depende de nuestra decisión», resume Bagnera, que llegó a España hace una década como guionista de Jesús Quintero y es hoy redactor jefe de XL Semanal, el suplemento más leído de España.

También dramaturgo, cree que hay una firme conexión entre el periodismo y el teatro y que a veces cambian herramientas. «El periodismo te cuenta lo que pasa delante de tus ojos y el teatro lo que pasa dentro de tí», dice Bagnera. «Son primos hermanos, en el sentido en que se aproximan a la verdad e indagan en ella con distinto alcance. El teatro plantea preguntas. El periodismo relata hechos y analiza. El periodismo describe una época y el teatro la define», dice Bagnera, que ha firmado y dirigido piezas como 'Este sueño compartido que llamamos realidad' y 'Aún no consigo besar', basado en el caso del primer trasplante de cara realizado en 2005. Estrenará pronto el monólgo 'Fragmentos de sujeto estallando', y con el que abre su triloga de la inmediatez,

'Nina', que coloca al espectador ante su espejo, es una pieza crucial en la trayectoria de José Ramón Fernández (Madrid, 1962), ganador del Premio Calderón de la Barca gracias a 'Para quemar la memoria', y del Nacional de Literatura por 'La colmena científica o el Café de Negrín'. Con una treintena de obras estrenadas, es también narrador. Ha adaptado a la escena 'El laberinto mágico' de Max Aub dirigido por Ernesto Caballero pa el CDN, ha escrito Cervantas' junto a Inma Chacón y es autor de 'El minuto del Payaso'.