«En estos momentos se subvenciona más el Plan Renove que la cultura»

Jesús Cimarro posa con el Teatro de Mérida a su espalda.
Jesús Cimarro posa con el Teatro de Mérida a su espalda. / El Periódico de Extremadura
  • Jesús Cimarro / Productor teatral y director del Festival de Teatro Clásico de Mérida

  • Asegura que bajar el IVA al 10 por ciento y acompañarlo de una Ley de Mecenazgo solucionaría los problemas de financiación

Realza y moldea tu cuerpo con los últimos diseños en moda íntima

Hasta 80%

Gran variedad en alfombras de diseño

Las mejores marcas a los mejores precios

Diseños con impresión digital para decorar tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Diseños originales que decoran y protegen tu mesa

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Últimas tallas a precios insuperables!

Hasta 90%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Moda urbana con estilo propio

Las mejores marcas a los mejores precios

Gran selección de consumibles para todas las marcas

Hasta 70%

¡Accesorios escolares y juguetes de sus personajes favoritos!

Hasta 70%

Relojes y joyas para hombre y mujer

Hasta 70%

Chaquetas y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Botas, botines y zapatos de piel para mujer

Hasta 70%

Todas las marcas en relojes para hombre y mujer

Hasta 80%

El que llaman ‘hombre milagro’ del teatro español es conocido por su condición de productor, con más de cien espectáculos a sus espaldas, y por haber resucitado el Festival de Teatro Clásico de Mérida cuando, en 2012, agonizaba por falta de espectadores. Jesús Cimarro (Ermua, 1965) aborda para El Norte de Castilla los cambios de modelos que ha habido tanto en la iniciativa pública como en la privada.

–Empecemos por lo más complicado. Resúmame el panorama actual en una sola respuesta...

–Es difícil. La situación ha sido complicada, con cinco años de crisis y una gran espada de Damocles que es el IVA cultural, y que esperemos que en los próximos presupuestos sea corregida y baje al diez por ciento. Soy optimista porque hemos trabajado con los distintos partidos políticos, y de hecho en el Congreso de los Diputados ya se ha aprobado una proposición no de ley para que se baje el IVA de los espectáculos. Es un acuerdo programático firmado por el Partido Popular y Ciudadanos, y soy optimista en que eso se cumpla.

–Pero en el mejor de los casos, España seguirá en desventaja con otros países europeos como Francia, Alemania o Grecia.

–Desde luego. Le pongo un ejemplo. En Francia, mis colegas franceses tienen el IVA en las entradas de teatro en las 140 primeras representaciones al 2,1 por ciento. Y a partir de esas 140 sube al 5,5. En estos momentos, España es el país de la zona euro que más IVA paga en el ámbito cultural.

–¿Culpamos solo al IVA?

–No se puede negar el efecto de la crisis, pero el sector de la cultura vadeaba bien la crisis, entre otras cosas porque estaba acostumbrado a vivir en ella, especialmente en el sector de las artes escénicas. Cuando se habla de la producción, estamos produciendo espectáculos que puedan gustar a futuros espectadores. Lo difícil es saber si el espectáculo que estás planteando, interesa o no interesa.

–¿En cuánto cifra el perjuicio, usted que es hombre de cifras?

–Hemos perdido alrededor del 30 por ciento. Ha habido una recuperación en estos últimos años, y la suerte que hemos tenido es que el público ha seguido viniendo al teatro, pero las compañías hemos asumido esos trece puntos de subida de IVA. Esto ha ocasionado que en el ámbito de la empresa no hubiera márgenes.

–Demuéstreme que la vieja cantinela de que la cultura vive de la subvención es una leyenda.

–Bueno, no lo tengo que demostrar yo. Está demostrado que el sector de la cultura devuelve las subvenciones con creces, a través de los impuestos y de los empleos que genera. Es decir, en estos momentos se subvenciona más el plan Renove del automóvil que la cultura. Y sin embargo, la imagen que hay es que la cultura es la más subvencionada. Estamos hablando de que la industria cultural es la cuarta fuente de ingresos del Producto Interior Bruto.

–Pero en cuanto han caído las subvenciones, han desaparecido no pocas compañías.

–Motivado porque no ha habido ni se ha trabajado una Ley de Mecenazgo. Yo podría estar de acuerdo en la eliminación de las subvenciones si hubiera otro modelo que lo sustituyera, pero ni lo ha habido ni siquiera una transición en la que apoyarse. Si tú desmontas un modelo sin dar alternativa a otro modelo, lo que estás haciendo es destrozar un sector.

–Bajar el IVA y crear una Ley de Mecenazgo. ¿Estas dos medidas serían la solución?

–Claro. Una Ley de Mecenazgo de verdad que no solo beneficiara a los organismos públicos sino también a la iniciativa privada, que no es ni más que la sociedad civil trabajando y que también genera sus empleos y sus impuestos.

–Parece sencillo, ¿por qué no se ha hecho? ¿Ha faltado diálogo?

–Nos hemos sentado pero la administración no ha querido. Pero bueno, ahora estamos en otro tiempo sin mayorías absolutas y esperemos que los partidos se pongan de acuerdo y se empiece a negociar.

–El modelo podría ser el suyo, no solo ha aguantado los envites de la crisis sino que ha salido de ella reforzado por proyectos ahora sólidos como los de La Latina o el Festival de Mérida. ¿Algún secreto?

–El secreto no es otro que trabajo, trabajo y más trabajo. Sobre todo con gestión, porque en este sector hay que gestionar al milímetro para no dar ningún traspié, y a partir de ahí vienen los resultados. En el Festival de Mérida hemos pasado en solo cinco años de tener 52.000 espectadores a 163.000. ¡Y con superávit! Eso lo que determina es que el público dice sí a las propuestas escénicas que se plantean.

–¿Se trataba de abrir la programación y no centrarse solo en ‘edipos’, ‘medeas’ y ‘antígonas’?

–La temática sigue siendo la misma, grecolatina y grecorromana. Lo que he hecho es abrir a nuevos autores a que escriban sobre esa temática. Es decir, apuestas como ‘Aquiles’, ‘Sócrates’ ‘Hércules’ o ‘Marco Aurelio’, textos que nunca se habían representado, se ha trabajado para que se escriba sobre esa temática.

–¿La diferencia del Festival de Mérida antes de 2012 y a partir de 2012 es solo la llegada de Jesús Cimarro?

–Hay un equipo detrás trabajando conmigo. Una de las cosas que más cuido en la producción es el espectáculo que estás mostrando, por supuesto, y otra la comunicación. Y esto es clave. El año pasado se generaron más de 5.000 noticias sobre el festival con un valor de impacto mediático de veinte millones de euros. Utilizamos todas las herramientas, las tradicionales y las nuevas, caso de las redes, para llegar al mayor número de gente posible.

–Usted que ha tocado todos los palos, solo le falta gestionar desde la política. ¿No le han propuesto un cargo en el ministerio o el propio ministerio de Cultura?

–De momento déjeme como estoy, que estoy bien.

–¿Se lo han ofrecido, entonces?

–(Silencio) La vida va por muchos derroteros. Siempre he trabajado en la iniciativa privada, y la colaboración con lo público ha sido en la dirección del Festival de Mérida. Y creo que ya se puede decir después de cinco ediciones que el modelo que implanté en 2012 ha funcionado.

–Noto que le atrae la posibilidad...

–No digo nada. De momento estoy a gusto con lo que estoy haciendo. Lo que venga, ya veremos.