La 'quijotesca' vida de Cervantes en imágenes

  • El fotógrafo José Manuel Navia refleja en 36 instantáneas los lugares más emblemáticos de la vida del escritor, en una exposición que estará diponible hasta el 2 de julio en Valladolid

La sombra del Quijote ha llegado no solo a eclipsar a otros clásicos de la literatura más o menos contemporáneos, también a la figura de su mismo autor, a quien con frecuencia se le atribuyen sucesos biográficos más relacionados con el ingenioso hidalgo que con el autor de ‘Viaje del Parnaso’. El Museo Casa Cervantes inauguró ayer la exposición ‘Miguel de Cervantes o el deseo de vivir’, organizada por Acción Cultural Española y el Instituto Cervantes, que recoge 36 fotografías de mano del prestigioso José Manuel Navia y que plasma distintos lugares emblemáticos en la vida del escritor. La muestra se podrá visitar hasta el próximo 2 de julio, de martes a sábado de 9:30 a 15:00 horas y los domingos y festivos de 10:00 a 15:00 horas.

Fotos

  • Exposición 'Miguel de Cervantes o el deseo de vivir'

«Más que ilustrar un hecho me ha interesado dejar que emergiera mi visión de un lugar concreto a partir de la lectura de las obras de Cervantes», explicó a este medio Navia, quien ha dedicado tres años de preparación y diez meses de ejecución para este trabajo, y que sostiene que «todos los grandes escritores, sean Faulkner, Delibes o Cervantes; parece que se dirigen a uno mismo en sus textos». Por ello, ha intentado que sus acercamientos a las obras cervantinas «contaminen» su mirada, puesto que solo desde la visión más subjetiva y empapada de lo leído o de lo aprendido «se puede conectar con la gente y hacerles llegar algo».

La muestra arranca con dos instantáneas de Alcalá de Henares, una procesión de Cristo y un títere en el Retablo de Maese Pérez en la casa natal del autor, una «mezcla característica de la España del momento, a la vez profana y religiosa, obsesionada con la limpieza de sangre». Las andanzas bélicas del artífice de las ‘Novelas Ejemplares’ se reflejan en imágenes de Nápoles, donde se albergaban las tropas españolas; del Golfo de Corinto en Grecia, donde se desarrolló la batalla de Lepanto; y de Túnez y Argel, donde tuvo lugar su célebre cautiverio. A su vuelta en territorio español, el escritor acudió a pedir empleo al Convento de Cristo de Tomar, en Portugal, punto de arranque que emplea Navia para trazar la particular ruta de ‘Los trabajos de Persiles y Sigismunda’. A continuación, se presentan estampas de La Mancha (Esquivias, Campo de Calatrava o Puerto Lápice), y de su paso por Valladolid y Madrid, todas ellas bajo citas de Camus, Canavaggio, Cernuda o el propio Cervantes. La muestra se cierra con una foto del convento de las Trinitarias y con unos molinos de viento del Alcázar de San Juan.