La orden dominica conmemora su octavo centenario con una exposición en las Cortes

video

Varias mujeres observan las piezas de la muestra. / HENAR SASTRE

  • Los mosaicos de Domingo Iturgáiz y las esculturas de Miguel Iribertegui conforman la muestra ‘Bellezas habitables’

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Con motivo de la celebración de los 800 años de la orden dominica, la Fundación Villalar-Castilla y León presentó este miércoles en las Cortes la exposición ‘Bellezas habitables’, una muestra que reúne las obras de dos de sus frailes artistas más destacados del pasado siglo, el escultor Miguel Iribertegui y el creador de murales y mosaicos Domingo Iturgaiz. Entre ambos suman más de 60 piezas que reflejan su visión de lo humano y lo divino, de lo terrenal y lo inmaterial, o de la vida pastoril y la de clausura.

Fotos

  • Exposición 'Bellezas habitables'

«Es una belleza habitable, en el sentido de que el arte es a veces lo único que funciona como cobijo ante la intemperie», explicó en la inauguración Gonzalo Blanco, uno de los comisarios de la exposición. En el acto también participaron el vicario Juan Carlos Cordero y la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, para quien estos trabajos «traen a colación una seña de identidad de nuestra comunidad, por la que han pasado dominicos tan ilustres como Francisco de Vitoria o fray Bartolomé de las Casas». Por la parte de ‘Bellezas habitables’ que corresponde a Domingo Iturgáiz destacan trabajos en relieve como la ‘Cruz cinética’, o la ‘Elipse cinética’, retratos de sus propios padres y reproducciones de grandes retablos religiosos, en especial en torno a Santo Domingo; así como distintos trabajos en palillos (‘Astros siderales en rojo’), piedra (‘Faz al viento’); en mosaico de paisajes (‘Trinidad de Arre’), bodegones de cesta y botijos, o escenas rurales (‘Diálogo de palomas’).

Las más de 30 esculturas fundidas en bronce de Miguel Iribertegui también tocan diversos palos, desde pastores y pescadores a escenas de la vida en el claustro, con especial predilección en la recreación de ángeles, sin dejar de lado otras escenas de corte bíblico como figuras del portal de Belén o la anunciación de los magos. La muestra incluye, además, la proyección de un documental sobre las obras de la exposición en la fachada lateral exterior del edificio de las Cortes.

La Fundación Villalar incluirá también dos actividades vinculadas a esta muestra como broche de la conmemoración. Por un lado, la mesa redonda ‘Arte y revolución de la luz’, que tendrá lugar el jueves 9 de marzo y, dos semanas después, el recital poético ‘La tarde, esa lenta embestida’, a partir de versos de Iribertegui.