El viaje a la pureza de Mondrian y compañía

'Composición con color nº3', obra de 1917 de Mondrian.
'Composición con color nº3', obra de 1917 de Mondrian. / Museo Municipal de La Haya
  • Holanda celebra el centenario del influyente movimiento 'De Stijl' que capitaneó el apóstol de los colores primarios

  • La Haya es el corazón de la conmemoración, con varias muestras que recorren el innovador camino de los artistas 'neoplásticos'

Una Europa devastada en plena I Guerra Mundial niega su futuro. En la neutral Holanda un grupo de artistas planta las bases de un movimiento que revolucionó el arte reivindicando su pureza. En 1917 Theo Van Doesburg crea en Leiden la revista 'De Stijl' (El estilo), mascarón de proa de un fenómeno cuyo artista más brillante y universal será Piet Mondrian (Amersfoort, 1872 - Nueva York, 1944), protagonista de un espectacular viaje estético y sintético hacia la abstracción pura, la esencia de la forma y el color. Bajo el lema 'De Mondrian al diseño holandés', celebra Holanda el centenario de aquella catarsis con un puñado de muestras, entre las que destacan las del Museo Municipal de La Haya que abre el año con la que dedica a Mondrian y Bart van der Leck.

El grupo de creadores plásticos, diseñadores y arquitectos agrupados en torno a ‘De Stijl’, con Mondrian como figura central, apuesta por lo esencial en un viaje hacia la simplicidad formal y estética en pro de un arte «vital» basado en «el equilibrio entre lo individual y lo universal». Frente al cubismo, el fauvismo o el naciente surrealismo, su decantación por lo esencial llegará a la negación las líneas diagonales y las curvas.

Piet Mondrian, Gerrit Rietveld y Bart van der Leck investigaron sobre el poder del color y el lenguaje de las formas geométricas puras. Son los 'neoplásticos', concepto que acuñó Mondrian, y crean un «arte nuevo para el mundo moderno con obras vivas, optimistas, y que marcarán luego al expresionismo abstracto o el minimalismo. Abrieron una senda de influjo creciente en la moda, la arquitectura o la publicidad a lo largo de un siglo que recorren ahora las muestras como 'Piet Mondrian y Bart Van der Leck. Inventando un nuevo arte', que incluye entre sus ochenta obras algunas cedidas por el MoMa o el Guggenheim de Nueva York.

Su nuevo mundo plástico se construye con colores primarios, formas y líneas básicas como cuadrados, rectángulos y barras reconocibles para cualquiera. Fue Mondrian, tras la estela de van de Leck, quien llevó a límites más radicales estos postulados, en un itinerario que le condujo a la abstracción pura tras pasar por el naturalismo, el posimpresionsmo, el cubismo, el art nouveau y el fauvismo.

Para el último Mondrian la forma debe ser «siempre posterior a la obra de arte y no previa», de modo que durante su etapa geométrica basada en la «retícula cósmica» se niega a usar diagonales, limitándose a líneas horizontales y verticales, creando cuadrículas rellenas con colores planos, con preferencia por el blanco. Decía que el arte debe estar enraizado en un «ritmo dinámico de relaciones mutuas que excluya la creación de cualquier forma determinada».

Abogaba 'De Stiijl' por un arte «político y total» que debía modernizar también a la sociedad e impregnar todas las facetas de la creación humana, de la arquitectura, al diseño gráfico e industrial, dignificando los objetos cotidianos. «El fin de la naturaleza es el hombre; el fin del hombre es el estilo» se leía en 1919 en la revista, que se publicó hasta 1932.

Legado

El Museo Municipal de la Haya (Gemeentemuseum), que atesora la mayor colección de piezas de Mondrian y de movimiento 'De Stijl', expondrá a lo largo del año en su colección permanente más de 300 obras la del artista holandés más radical e influyente en la modernidad. Entre ellas piezas icónicas como 'Victory Boogie Woogie', el inacabado legado de Mondrian, comprado por 35 millones de euros aportados por un banco y cedido al museo. Tambien su 'Composición con gran plano rojo, negro, gris y azúl'; la silla roja y azul de Gerrit Rietveld, y 'Composición nº 8' de Van der Leck. Incluye objetos relacionados con el grupo, mobiliario, fotografías de época de todos sus creadores, textiles, maquetas, publicaciones, cartelería y otros objetos.

'De Mondrian al diseño holandés: 100 años de De Stijl' incluye las muestras 'El descubrimiento de Mondrian. Ámsterdam, París, Londres y Nueva York' y 'Arquitectura e interiores. El deseo de un estilo', ambas en cartel de junio a septiembre en el mismo museo de la Haya.

Los organizadores consideran a Mondrian «el mejor artista moderno» de la historia, como autor de «pinturas abstractas que arrasaron en el mundo» pasando de sus inicios formalistas y sus «exuberantes paisajes» con vacas y pastos a la abstracción mas sintética.

Durante todo el año otras ciudades como Utrecht, Otterlo, Breda, Tilburg, Eindhoven y Leiden, exhibirán y analizarán la obra de los miembros de 'De Stijl' y su poderosa influencia. Leiden revisará los cien años de la publicación creada allí por Theo Van Doesburg, a quien la ciudad de Drachten dedicará otra muestra.

El museo Stedelijk de Ámsterdam ofrece hasta el 21 de mayo, 'De Stijl en el Stedelijk' para demostrar la pervivencia del ideario del centenario colectivo en el arte actual. Se suman al centenario la casa natal de Mondrian en Amersfoort, la Villa Mondriaan en Winterswijk y la casa Rietveld-Schröder en Utrecht.

El Museo Kröller-Müller se centrará en otoño en la obra de Van der Leck y el de Otterlo acogerá la primera exposición individual en Holanda de Jean Arp, con esculturas, relieves y trabajos sobre papel y los poemas, escritos que publicó en 'De Stijl'.