Desde la izquierda, Ana Redondo, José Rodríguez Sanz-Pastor y Ana Velasco.
Desde la izquierda, Ana Redondo, José Rodríguez Sanz-Pastor y Ana Velasco. / Nacho Gallego

La III Conferencia estatal de la Cultura reunirá en Valladolid a 300 profesionales

  • El Teatro Calderón y el auditorio Miguel Delibes acogerán el encuentro del 8 al 10 de marzo

La tercera cita nacional de los gestores culturales, tras las celebradas en Madrid (2010) y en Pamplona (2015), será en Valladolid entre el 8 y el 10 de marzo. El Teatro Calderón y el auditorio Miguel Delibes acogerán a los casi 300 profesionales que espera congregar la Federación Estatal de Gestores Culturales.

Organizada en torno a cuatro ‘itinerarios’, la III Conferencia debatirá sobre cultura y participación ciudadana, cooperación y cocreación, innovación y gestión y buenas prácticas. Cada una de ellas será inaugurada por un ponente, seguida de un debate de expertos y ejemplificada por casos conectados con lo expuesto. Ana Velasco, presidenta de la Federación recordó lo conseguido hasta ahora para el gremio: «De la primera conferencia salió el documento con las conclusiones de lo que aporta el sector profesional, de la segunda un pacto por la cultura suscrito por la mayoría de los ayuntamientos y en esta tercera esperamos aportar algo sobre las buenas prácticas que ayuden a mejorar un proyecto cultural de país».

Rafael Peña, presidente del comité organizador y representante de GesCulCyL, destacó los nombres de los ponentes, «comenzaremos con Sergio del Molino, autor del ensayo ‘La España desierta’, seguiremos con Ramón Sangüesa, miembro de Equipocafeína, después Igor Calzada, que investiga en un equipo de Oxford sobre la relación de innovación, tecnología y ‘smart cities’, Pilar González, que trabaja en el Reina Sofía, y cerrará los encuentros una conferencia de Antonio Gamoneda».

Ana Redondo, en representación del Ayuntamiento, y José Rodríguez Sanz-Pastor, en nombre de la Junta, celebraron el encuentro que se celebrará en Valladolid con un presupuesto de 40.000. A esas instituciones se ha sumado el apoyo de la Universidad de Valladolid y el Ministerio de Cultura.