El Norte de Castilla
Un visitante observa obras de la exposicion.
Un visitante observa obras de la exposicion. / A. Mingueza

La galería Rafael reúne óleos y acuarelas de Agustín Redondela

  • La exposición se puede visitar hasta el 7 de enero

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Desde un apunte de Segovia de 1948 hasta ‘Feria’ de 2007, una colección de más de treinta óleos y acuarelas permite conocer en la galería Rafael la obra de Agustín Redondela, fallecido el año pasado. Son, por tanto, cuadros de distintas épocas unidos por el personal estilo de un artista capaz de atrapar un instante, una luz, un paisaje o una escena y ofrecerla al espectador para que, de alguna manera, participe en ella.

Pensaba que «la pintura puede ser muchas cosas, para mí es dejar el alma en lo que haces; la que no me emociona, no me interesa», decía el artista, y es indudable que consiguió transmitir esa sensación a los que la contemplan. En este caso, además, bastaría incluso con una sola pieza, ‘Ermita de Morata de los Meleros’, de 2001, un pequeño templo casi tapado por los árboles que parece un ejemplo de belleza y armonía.

Otros cuadros están habitados y hay también una ermita con vacas, una feria de ganado en medio de un paisaje de tonos verdes, la casa de Fermín y figuras en el campo. Como son de distintas épocas, es posible seguir la evolución del artista, que afirmaba que nunca tuvo prisa ni se apuntó a nada que estuviera de moda. «He ido tan solo quitando lo accesorio para conseguir la mayor síntesis sin empobrecer la pintura».

Ese camino personal lo recorre el espectador en la exposición al tiempo que contempla pueblos, ciudades, casas con tejas rojas, balcones. Colores claros y grises para una geometría elemental que parece surgir del vacío y contrasta con la frondosidad y la profusión cromática que enmarca otras escenas. Superficies lisas frente al volumen de los empastes, trazos que hablan con las manchas que componen edificios. Segovia con un aire de ilustración, gente que va y viene para poder seguir el movimiento. Líneas que a veces se curvan, espátula para sustituir pinceles.

Pintor de la Escuela de Madrid, Redondela es capaz de transitar por montes, como los de Tajuña, y por llanos, callejuelas y rincones, pueblos y ciudades, pero siempre arrastra con él al espectador que se sumerge en su personal obra.