El Norte de Castilla

fotogalería

Cintia Martín muestra una de las ilustraciones. / Henar Sastre

La Casa del Sol hace hueco a la ilustración

  • 16 dibujantes inauguran un ciclo de microexposiciones en el que muestran cómo captan sus primeras ideas

Son bocetos, ideas primigenias que después alumbran álbumes ilustrados, cuentos, cómics que llegan al público adulto e infantil. La Casa del Sol, una de las dependencias del Museo Nacional de Escultura que aloja la colección de Reproducciones Artísticas, ofrece espacio en una sala a los trabajos realizados por 16 ilustradores durante un taller dirigido el pasado verano por el dibujante Guridi.

Fotos

  • La Casa del Sol de Valladolid inaugura un ciclo de microexposiciones

‘El proceso’ es el título de la primera de una serie de microexposiciones que darán visibilidad en la Casa del Sol a experiencias de nuevos creadores. «Pretendemos que muestras de bolsillo, de pequeño formato, tengan algún vínculo con este universo particular de la copia, lo falso y la simulación en el contexto de esta colección de reproducciones artísticas inaugurada en 2011», anunció María Bolaños, directora del Museo Nacional de Escultura. Alberto Sobrino, Cintia Martín, José Manzanero, Lola Galdón, Patricia de Cos, Carmen García, Sandra García, Keli Abanto, Jimena Fernández, Alberto de Castro, Joaquín Aragón, Bola Sánchez-Girón, Sergio Arranz, Raúl Ortiz, Javier Cortijo y Aurora Sacristán son los participantes en esta iniciativa en la que muestran cómo en el taller profundizaban en el inicio de una idea que en su fase final sirviese para acometer un libro ilustrado.

«Fue una exploración de técnicas e ideas en las que se generan situaciones y personajes, es el primer paso para desarrollar una serie de dibujos y, con todos los que crearon, surgió la posibilidad de hacerlas visibles al público», explica Óscar del Amo, comisario de la muestra. «En el taller se trabajaron conceptos para llegar al público infantil a través del humor, la empatía, la dulzura..., en definitiva, las emociones». María Bolaños destacó el elevado nivel de los ilustradores locales, algo que confirman en los trabajos expuestos, «en los que exhiben un alto grado de competencia profesional, imaginación y riqueza expresiva que hace que esta muestra sea un proyecto interesante».