El Norte de Castilla

Mercartes arranca en la Feria de Valladolid como un lugar de debate y comercialización

Miembros de Teatro Corsario reciben en su estand a la comitiva de autoridades y organizadores.
Miembros de Teatro Corsario reciben en su estand a la comitiva de autoridades y organizadores. / HENAR SASTRE
  • Más de 800 profesionales de las artes escénicas celebran hasta el viernes la feria más importante a nivel nacional

Mercartes lleva en el ADN – también en el nombre– su naturaleza comercial, la de esa finalidad pragmática, cuanto más en los tiempos de subsistencia que corren para las artes escénicas y la cultura en general, de vender proyectos y producciones, de anunciarse y darse a conocer en el sector, pero sobre todo ante los productores, los distribuidores y los programadores. Aquellos que disponen del ‘maldito parné’ que puede dar la vida a un montaje, ampliarla o, puestos en situación, prolongar la existencia de una compañía de comediantes.

Sin embargo, esta feria de las artes escénicas que quiere asentarse definitivamente en Valladolid, donde ayer inauguró su segunda edición consecutiva, es también, y no menos importante, un punto de encuentro entre colegas que se ven poco durante la temporada, absortos en sus trabajos o en la tarea de encontrarlos. Y un lugar para el debate y la reflexión de una profesión y un sector que se revuelven como felinos ante las adversidades y los adversarios, que en los últimos años suman a paladas.

Tres días tienen para esas tareas con una novedad, la voluntad de internacionalización expresada por sus promotores y concretada en la presencia de siete invitados procedentes de Francia (tres), Costa Rica (dos), Argentina y México. La frenética actividad comenzó ayer, animada por algunos personajes que anunciaban sus funciones, como las fantásticas criaturas de la compañía Ale Hop, que celebra su trigésimo aniversario. Recibieron en la puerta a la comitiva oficial que al mediodía acudió a inaugurar el evento. Encabezados por Jesús Cimarro, presidente de Faeteda, que hizo las veces de cicerone, la formaban entre otros el secretario general del Inaem, Carlos Fernández-Peinado; la directora general de Políticas Culturales de la Junta, Mar Sancho; el presidente de la Red Española de Teatros, Xosé Paulo Rodríguez, o el comisario del certamen, Jaume Colomer. Juntos desearon éxitos comerciales a los participantes y recorrieron uno por uno los 90 stands de la feria. Sus organizadores calculan dos personas por expositor y suman los 660 inscritos para anunciar una mayor participación que en la última edición, con 840 profesionales reunidos.

Marcos Ottone y Mabel Cainzos, de Yllana, compañía que celebra su 25 cumpleaños y que pasará el próximo día 18 por el Teatro Carrión, explicaron tras el obligado saludo que acuden a Mercartes más «para ver las caras de los compañeros, el contacto personal y ver cómo está el sector que para que salga trabajo», aunque, por supuesto, sin descartar esta posibilidad. La Feria les atrae como «punto de encuentro para hablar, aprender y poner en común las experiencias de cada uno».

La segoviana Ana Zamora, que actuará en diciembre en el LAVA a su vuelta de una minigira por Colombia, fue una de las primeras en presentar su proyecto en el Foro de los Negocios: un minuto para darse a conocer. «No da tiempo a nada, yo prefiero invitarles a tomar algo en el stand y hablar con más calma», decía luego. «En estos sitios hay que estar», afirmaba mientras ofrecía vino y chorizo a sus visitantes.