El Norte de Castilla

Castiella, anatomía de un pintor

Un hombre observa una de las obras de la muestra de José Castiella. HENAR SASTRE
Un hombre observa una de las obras de la muestra de José Castiella. HENAR SASTRE
  • El artista expone ‘Crops’ en la galería Javier Silva hasta el 19 de noviembre

Cuando se entra en la galería Javier Silva y se contemplan las obras de José Castiella dan ganas de exclamar ¡¡un pintor!! Sì, porque las obras que allí cuelga tienen ese algo difícil de definir que distingue a quien domina la expresión pictórica. Por ejemplo, hay mucha pintura en cuadros como ‘There will comes soft rains’, uno de los mejores de esta exposición titulada ‘Crops’ (cultivos). La obra en cuestión, de ecos dalinianos, revela una gran sabiduría en el tratamiento de los fondos, en la composición de las figuras y en su iluminación. Es lo que vibra en el conjunto lo que da fuerza a la obra que destaca en una muestra donde también hay otras muy estimables como ‘A million year picnic’ o ‘Wilderness’ en la que el acabado de la materia pictórica vuelve a hablarnos del dominio con el que Castiella maneja su herramienta de trabajo que no es otra que los pigmentos extendidos sobre el lienzo.

Pero no debe dar la sensación de que hablamos de este artista como un artesano. No. Hay en su investigación un mundo propio que se va construyendo de exposición en exposición. En la que colgó en esta misma sala hace un par de años dejó clara su fascinación en origen por el cómic para ampliar su registro y reflexionar en torno a las formas (in)humanas (‘Inhuman’ era el título de la muestra) que aparecen casi sin pretenderlo en sus cuadros, fruto de una visión algo caótica del mundo que le rodea. Pero Castiella maneja el caos con pincel y brocha firmes. Dice el artista en la hoja de sala de la exposición que se considera un ‘hacedor’: «Mi investigación suele venir después de mancharme las manos intentando entender lo que hago con el material». Para él la pintura es un momento mágico que parte de la imaginación, nunca de la fotografía. De ahí que en su obra haya en ocasiones referentes surrealistas, oníricos aunque en otras está más cerca de una figuración con tintes literarios. Sea en uno u otro registro, Castiella tiene un mundo propio y será interesante ver cómo evoluciona.