El Norte de Castilla

Un grupo de artistas locales promueve un manifiesto para salvar el Patio Herreriano

Fachada del Patio Herreriano.
Fachada del Patio Herreriano. / Guillermo Nuevo
  • Cerca de 170 personas vinculadas a la cultura española han suscrito ya esta iniciativa que reclama un proyecto nuevo con garantías de futuro

Un proyecto museístico coherente, consensuado, con garantías de futuro, con una dotación humana y económica adecuada,que no se olvide del arte local pero manteniendo las miras por encima de las fronteras y con una menor presencia política en su gestión. Esas son, a rasgos generales, las propuestas del Manifiesto de defensa del Museo de Arte Contemporáneo Patio Herreriano, una iniciativa que partió de un grupo de artistas vallisoletanos y que ya ha recogido cerca de 170 firmas de personas relacionadas con el mundo de la cultura a nivel nacional.

Luis Cruz, Javier García Prieto, Rubén Polanco, Víctor Ruíz y Ángel Marcos son los promotores de esta iniciativa que seguirá sumando apoyos hasta que, previsiblemente el miércoles de la próxima semana, sea presentada en el Registro del Ayuntamiento de Valladolid y enviada a los responsables de la Colección Arte Contemporáneo, titular de los fondos del Patio Herreriano.

Galeristas, coleccionistas, arquitectos, músicos, escritores y artistas plásticos han suscrito este manifiesto, cuyos impulsores prefieren no hacer público hasta que sea presentado ante las dos instituciones de las que depende un centro que en las últimas semanas ha visto tambalearse sus estructuras con la posibilidad de perder una parte importante de la colección que lo da nombre y sentido y tras el reciente cese de su ya exdirectora, Cristina Fontaneda.

«Ponemos de manifiesto la necesidad de que se le dote de recursos humanos y económicos para que pueda seguir siendo una de las señas de identidad de la cultura vallisoletana», explica uno de los firmantes del texto, que prefiere mantenerse en el anonimato.

El documento reclama la elaboración de un plan «para que siga siendo un museo», y para ello demanda a las empresas propietarias de la colección que la mantengan en la que hasta ahora ha sido su sede. Igualmente instan a los responsables municipales –concretamente al alcalde de la ciudad, Óscar Puente, y a la concejala de Cultura, Ana Redondo– a que habiliten un procedimiento para que en el futuro el museo pueda funcionar de una manera más autónoma y con una menor intervención política. «Hasta ahora ha estado bastante intervenido, se han impuesto muchas decisiones y eso ha llevado al preocupante estado de confrontación que estamos viviendo», valora la misma fuente. En ese sentido proponen que la composición tanto del patronato como del consejo rector, los órganos que rigen el centro, cambien de composición para dar cabida a una representación del arte en sus distintas manifestaciones y reduzca «una presencia mayoritariamente política que mantiene a la cultura amordazada».

Por otra parte, el manifiesto también hace un llamamiento para que tanto los fondos permanentes como las exposiciones temporales se gestionen con criterios museísticos y artísticos, huyendo de «un carácter más populista» que parecen apreciar en algunas de las medidas adoptadas en las últimas semanas. «Es preciso que no se confunda el ‘todo vale’ con el arte y la cultura en su verdadera dimensión», matizaba uno de los promotores de esta iniciativa.

Otras de las cuestiones que demanda el documento es la rápida renovación del comodato que regula las relaciones entre el museo y la Colección Arte Contemporáneo Español, cuya prórroga caducó este mismo mes, y que las exposiciones que oferte el centro «no solo vengan de fuera sino también desde lo local, para que podamos influenciar, intervenir y dejarnos ver, así como relacionarnos con lo nacional y lo internacional».

Los firmantes del texto consideran igualmente necesario que el Patio Herreriano comience a adquirir obra artística para disponer de fondos propios ajenos a la Colección, así como una mayor apuesta por los artistas que exponen en el centro en el sentido de que no tengan que pagar de su propio bolsillo los gastos de producción o instalación de sus obras, tal y como aseguran ha venido sucediendo.

Concurso transparente

Si bien no entran a valorar ni la gestión de la hasta ahora directora del museo, Cristina Fontaneda, ni su despido, sí proponen que la persona que la suceda en el cargo sea elegida mediante un «concurso público transparente y plural» y que el nuevo director, junto a su equipo asesor, pueda ponerse a trabajar de inmediato en un nuevo proyecto que debe quedar «muy bien definido», siguiendo las pautas marcadas desde los órganos rectores del mismo pero manteniendo una mayor independecia y un criterio concebido desde el arte y la cultura.

Queremos, concluye el mismo promotor, «salvar el museo pero darle una nueva dimensión» y para ello consideran que todas las partes, en referencia al Ayuntamiento y la Colección, «deben mover ficha».

La prórroga del contrato de cesión que rige las relaciones entre la Colección Arte Contemporáneo y el Museo Patio Herreriano de Valladolid terminó el pasado día 15 sin que las partes se pusieran de acuerdo sobre una nueva prórroga que permita definir el nuevo «comodato» y el futuro del museo

Con el grueso de las piezas clave de la Colección expuestas en una muestra en Dallas (Estados Unidos) y sin dirección tras el cese de Fontaneda, el museo está sumido en una especie de limbo jurídico mientras sus destinos se rigen por una gestora formada por una conservadora, el secretario de la Fundación y la concejala de Cultura.