El Norte de Castilla

vídeo

Angélica Tanarro, jefa de Culturas de El Norte, con Iñaki Gabilondo durante la charla. / G. Villamil

«Dudo mucho, necesito mucha información para tener una opinión»

  • Iñaki Gabilondo abrió el ciclo ‘Cronistas del siglo XXI’ de la Fundación Miguel Delibes con un repaso a la actualidad

Iñaki Gabilondo (San Sebastián, 1942) es un referente en el periodismo y sus opiniones siguen haciendo pensar y replantearse cuestiones. Dudar. Y eso en tiempos de gatillo fácil con la palabra es de agradecer y de aplaudir, como ayer hicieron las personas que abarrotaron el salón de actos de la Biblioteca Pública de Castilla y León –mucha gente se quedó fuera por falta de espacio y la Fundación Miguel Delibes pidió disculpas por ello y porque un fallo en la megafonía impidió seguir la charla desde el patio– para escuchar su parecer sobre la actualidad, su análisis ante estos «tiempos de estupor colectivo». Y también sobre «España y su falta de proyecto» como país, sobre los medios de comunicación y las nuevas tecnologías...

Fotos

  • Iñaki Gabilondo inaugura el ciclo 'Cronistas del siglo XXI'

Así abrió el ciclo ‘Cronistas del siglo XXI’, organizado por la Fundación Miguel Delibes, en un acto en el que conversó con Angélica Tanarro, redactora jefe de Culturas de El Norte de Castilla. Se presentó como un hombre apasionado por el aquí y el ahora y, apelando a su edad, animó a vivir en tres dimensiones: «el presente, con consciencia total, proyectándose hacia el futuro y teniendo limpio el retrovisor para mirar con lucidez el pasado».

En su diagnóstico sobre la época contemporánea estableció que «se está produciendo un terremoto, con una crisis de moral, de valores, social y económica; un mundo en el que el imperio de lo financiero domina de forma apabullante los gobiernos y las democracias, pero es necesario que no nos entre el pánico, iremos sacando esto adelante», animó. Sucede que, a su parecer, «un mundo está muriendo y otro está naciendo, el estertor de la agonía se está mezclando con el del parto».

En varias ocasiones insistió en que el futuro lo forjamos «nosotros con nuestras decisiones, con lo que hacemos y con lo que no». Vino a colación también este llamamiento a propósito de la sensación de desánimo colectivo de un país que estos días asiste al juicio de la trama Gürtel, al desmoronamiento del PSOE, a las tensiones territoriales... «Se ha producido un desfallecimiento simultáneo de los elementos que protagonizaron la Transición tras haber hecho un trabajo sensacional y ese proceso necesita un reconstituyente; solo la política nos puede ayudar, la ciudadanía no tiene otra herramienta», propuso.

Sereno y contundente en sus juicios, afirmó que España necesita un proyecto de país, «algo más que aspirar a ganar unas décimas al PIB; cuando lo hemos tenido hemos sido una nación imparable, y los Pactos de la Moncloa nos recuerdan que es posible llegar a acuerdos, pero a los partidos se les ha olvidado la capacidad transformadora que tiene la política; me enfada la resignación, como si fuésemos una hoja que mece el viento y no se pudiera hacer nada; eso se opone a la lógica».

Con una vida en la radio en programas como ’Hoy por hoy’ en la Cadena Ser, el periodista se prodigó también en consejos a los estudiantes de la sala: «Las libertades se conquistan y se pierden, no deis nada por hecho; mirad los jóvenes británicos, que ahora se arrepienten por no haber ido a votar contra el ‘Brexit’». Desde el videoblog ‘La voz de Iñaki’ sigue ofreciendo su visión de la actualidad a través de la opinión. «De todas las que conozco, soy la persona que más duda, necesito mucha información para tener una opinión. Lo que digo es el resultado de mucho pensar, a lo mejor son idioteces muy pensadas. Opino y no odio a nadie», remarcó.