El Norte de Castilla

Una comisión dirigirá el Patio Herreriano hasta la convocatoria del concurso público

Cristina Fontaneda frente a la entrada principal del Museo Patio Herreriano
Cristina Fontaneda frente a la entrada principal del Museo Patio Herreriano / gabriel villamil
  • La concejala de Cultura insiste en que no ha habido "cese" sino "falta de confianza en la gestión de Cristina Fontaneda"

Una comisión formada por tres personas y en la que estará presente la concejala de Cultura, Ana Redondo, dirigirá el Patio Herreriano hasta que se resuelva el concurso público que nombrará al sucesor o sucesora de Cristina Fontaneda. Dicha comisión estará formada, además, por la conservadora del Museo Beatriz Pastrana, y el secretario de la Fundación Patio Herreriano, Apolinar Rodríguez. Así lo ha confirmado la propia Ana Redondo quien, a pesar de las evidencias, se niega a hablar de «cese», tal y como hizo el lunes por la noche al término de la reunión, cuando fue preguntada por este periódico al respecto.

«No existe tal figura, no ha habido una decisión de cesarla, lo que hay es una ruptura de la confianza, una falta de consenso entre la Colección y el Ayuntamiento». La Colección apoya expresamente a Fontaneda, como se demostró en la votación del Patronato que aprobó la convocatoria del concurso.

Según Ana Redondo, Cristina Fontaneda está en funciones de directora hasta el día 15 de octubre. Tiene ese plazo para pedir su regreso a la plaza de coordinadora de la Colección y Exposiciones a la que accedió en el año 2003.

Tensión indisimulada

La tensión entre la todavía directora del Museo y la concejala de Cultura venía siendo patente desde hacía tiempo. Para Redondo, Cristina Fontaneda estaba actuando más como directora de la Colección que como directora del Patio Herreriano. «En sus decisiones primaba más el interés de la Colección que los intereses del Museo», afirma la concejala. En este sentido es llamativo el hecho de que ninguna autoridad del Ayuntamiento, ni el alcalde ni la propia concejala de Cultura estuvieran invitados a la exposición de los fondos del Patio Herreriano en el Museo Meadows de Dallas, y lo que es más sorprendente, ni en el dossier de prensa de la exposición ni en la página web del Museo aparece el hecho de que los fondos procedan del Patio Herreriano de Valladolid. Solo los logos de ambas instituciones aparecen entre el resto de los patrocinadores.

No hay fecha para la convocatoria del concurso para elegir la nueva dirección, pues aún ha de resolverse la importante cuestión de la renovación del comodato que rige las relaciones entre la Colección y el Ayuntamiento. «El perfil de la plaza dependerá de cómo quede la Colección en el Museo».

«Nosotros estamos siendo flexibles» insiste Redondo aludiendo al hecho de que las empresas que forman la Colección puedan disponer de una parte importante de los fondos siempre y cuando el Herreriano cuente con un «núcleo duro» de obras que expliquen las vanguardias clásicas españolas. «También queremos que haya proporcionalidad en la toma de decisiones. No podemos admitir, por ejemplo, que haya tres conservadoras que viven en Madrid y vienen solamente unas horas a la semana a Valladolid, pero nos cuesten mucho dinero y no tengamos capacidad de decisión sobre sus contratos.

Mientras tanto, Ana Redondo ya ha tenido la primera reunión con los trabajadores del Museo. «He salido con muy buenas impresiones, creo que tenemos un capital humano que tiene ideas y ganas de trabajar y con el que se pueden hacer muchas cosas».

La incertidumbre se cierne sobre el Museo con parte importante de sus fondos en EE UU.