El Norte de Castilla

Otello y Desdémona se amaron en Valladolid

fotogalería

El público llena la Plaza Mayor para seguir la representación. / WELLINGTON DOS SANTOS

  • Casi 2.000 personas asistieron a la retransmisión de la ópera de Verdi desde el Teatro Real

La Plaza Mayor de Valladolid acogió ayer a más de dos mil de vallisoletanos, cómodamente sentados en las sillas de madera de la Junta de Cofradías de Semana Santa para seguir la representación de la ópera ‘Otello’. Hora y media antes del inicio se sentaron los primeros espectadores y media hora antes de comenzar la retransmisión televisiva, ya no había sitio ante una pantalla gigante instalada justo delante del Ayuntamiento.

El Teatro Real busca con esta iniciativa acercar al público la ópera. La de ayer no es la primera vez que realiza esta salida a la calle el Teatro Real. En julio retransmitió ‘I Puritani’, llegando a casi 20 millones de personas en sus diversas ventanas: webs, museos, auditorios y plazas de España y América Latina, redes sociales, tal y como repitió anoche. La iniciativa se pudo seguir simultáneamente en más de 80 municipios españoles, de forma gratuita y al aire libre, en Sevilla, Murcia, Valladolid, Zaragoza, Chichón, Alcobendas, Getafe o Jumilla, por citar varios ejemplos. Para América será retransmitida en diferido el próximo 30 de septiembre, en diferentes espacios de Chile, Colombia, México y Venezuela.

Con puntualidad británica, a las 20:00 horas, comenzó la representación de la obra maestra indiscutible de uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, con un reparto estelar encabezado por Gregory Kunde, George Petean y Ermonela Jaho que, dirigidos por el maestro Renato Palumbo, dan vida al Otello concebido por el aclamado director de escena David Alden.

Fueron tres horas de representación, con un descanso de 25 minutos separando los dos primeros actos de los dos últimos. Excelente sonido y nítida imagen, con subtítulos traduciendo las partituras cantadas. No existía la cercanía física de los actores y músicos, pero la agradable temperatura otoñal –26 grados al comienzo– y el marco de la Plaza Mayor compensaba la distancia. Cerca de las once de la noche la ovación de los congregados frente al Ayuntamiento resonó en el centro de la ciudad.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que siguió atentamente la representación, indicó minutos antes del comienzo su «agradecimiento por abrir la cultura al gran público dando oportunidad de ver una representación de calidad. Los vallisoletanos sienten el Teatro Real como suyo». Puente agradeció la presencia del Director General del Teatro Real, Ignacio García Belenguer, «por elegir Valladolid». García Belenguer, a su vez, explicó que «se trata de una iniciativa dentro de los actos del bicentenario del Teatro, 200 años desde que Fernando VII pusiera la primera piedra. El Teatro Real solo tiene 1750 butacas, y estas salidas acercan la gran cultura a los españoles».

Otello es una ópera basada en la inseguridad, en la que se mezclan el amor de Desdémona, considerado arte de magia, y el del propio Otello, como lo más lógico del mundo. Las diferencias que surgen entre el amor, la venganza y el conflicto interior del protagonista embargaron a los vallisoletanos que siguieron atentos la representación hasta bien entrada la noche.