El mago español que enseñó a David Copperfield

Jorge Blass.
Jorge Blass. / Archivo
  • Jorge Blass se ha convertido en el único ilusionista español que ha conseguido venderle uno de sus trucos al que está considerado como uno de los mejores magos de todos los tiempos

Cuando Jorge Blass era tan solo un chaval de 18 añitos que, como tantos otros, consiguió cumplir su deseo de fotografiarse con su ídolo, David Copperfield, no podía imaginar que un día el que está considerado como uno de los mejores magos de todos los tiempos le llamaría por teléfono para pedirle que le enseñara a hacer un truco de magia que él había ideado.

Pero el pasado 3 de agosto sonó el móvil de Jorge Blass y al contestar escuchó: “Hola, soy David Copperfield”. En aquél momento el mago español sintió que había cumplido un sueño.

“Me hizo tres preguntas, la primera si yo había sido el inventor del truco, la segunda si alguien había hecho alguna vez algo parecido a esto y la tercera si estaba dispuesto a cederle los derechos para que él hiciera el espectáculo en Estados Unidos”, cuenta Jorge. “Una semana después -recuerda- estaba en su teatro de Las Vegas enseñándole a hacer este truco”.

Es un espectáculo impresionante. Al mostrar este número a los periodistas, Jorge Blass seleccionó a uno de ellos al azar y le pidió que se conectase a su cuenta de la red social Twitter. A continuación le dijo: “yo arrastraré el dedo con fuerza por tu lista de contactos para que se mueva rápidamente y cuando tú quieras pones tu dedo sobre la pantalla para que se pare en uno de ellos”, como así sucedió. De las más de mil personas a las que el periodista seguía, el elegido fue 'el hombre de negro', un colaborador del programa de televisión que presenta Pablo Motos, 'El hormiguero'. “A continuación le teletransportaré hasta mi estudio”, aseguró el mago ante las miradas de incredulidad del escéptico público.

El mago puso sobre el escenario una caja de cartón que podía levantar con sus manos sin apenas esfuerzo, para mostrar que estaba vacía. Y, tras pronunciar unas palabras mágicas, la hizo levitar, la posó de nuevo en el suelo y ¡de su interior salió disparado 'el hombre de negro'! (El teletransporte no debe de ser un viaje agradable porque no salió de muy buen humor). El público se rindió al ilusionista y los aplausos apenas dejaban escuchar las expresiones de asombro y los cuchicheos: “¿Has visto eso?” o “¡Increíble!”.

Este espectáculo que dura tan solo unos pocos minutos le ha costado a Jorge Blass nada menos que cinco años de trabajo y algunos fracasos sobre el escenario. No obstante se le nota muy ilusionado “aunque David Copperfield me llame a las tres o las cuatro de la madrugada para decirme que se le han ocurrido algunas cosillas para mejorar el truco”, dice. “Nunca antes David Copperfield se había interesado por el truco de un mago español”, asegura Blass orgulloso.

Éste y otros trucos de magia podrán verse en el Teatro Compac Gran Vía de Madrid, que acoge el espectáculo de Jorge Blass 'Palabra de mago' del 3 al 27 de septiembre.