El último informe sobre las fincas de Portillo reactiva la tesis del 'pelotazo' en el caso Perla Negra

Fincas donde iba a levantarse el parque industrial de Portillo. /Fran Jiménez
Fincas donde iba a levantarse el parque industrial de Portillo. / Fran Jiménez

El perito judicial valora solo en 2,4 millones de euros dos de los cinco sectores urbanísticos en que se dividió el suelo, mientras que la Junta habría pagado más de 37 millones a los promotores del parque industrial que no llegó a construirse

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

El último informe pericial sobre los terrenos del fallido Parque Empresarial de Portillo (Valladolid) que el juez que instruye el caso Perla Negra encargó en noviembre de 2015 llegó ayer a las partes y revitaliza la tesis del ‘pelotazo’ que sostiene la Fiscalía y el resto de acusaciones, convencidas de que las empresas promotoras del parque que hicieron acopio de suelo y actuaron de mediadoras entre los propietarios originales y AD Parques, la sociedad vinculada a la Junta de Castilla y León, se llevaron un buen pellizco de dinero público en la operación. Según el ingeniero agrónomo que firma este informe pericial (que contradice las dos anteriores tasaciones oficiales, en las que se considera que se pagaron precios ajustados al mercado de 2010), los terrenos de dos de los cinco sectores valdrían solamente 2,4 millones de euros, una cantidad muy alejada de la que pagó la Junta por ellos, más de 37 millones, según consta en los autos judiciales.

Más información

Explica el perito que solamente valora los sectores A (80 hectáreas, 1,5 millones) y B (78 hectáreas, 897.600 euros) porque «son los únicos de los que se ha encontrado escrituras de compraventa en el expediente recibido» pero que, en cualquier caso, se trata de «fincas rústicas de secano», una catalogación sobre la que discrepa la representación legal de varios de los empresarios investigados, que hace hincapié en que las parcelas «se urbanizaron y se llevó la electricidad, con una elevada inversión». Estas fincas se sitúan a lo largo de la autovía A-60, de Valladolid a Segovia, y a unos tres kilómetros de Portillo.

El gran polo industrial del sur de Valladolid

En principio, el proyecto, que data de 2006, pretendía promover una gran zona industrial y logística de 370 hectáreas de los términos de Aldea mayor de San Martín y Portillo, así como consolidar empresas ya existentes en la zona como Hibramer y Euronit. En la actualidad, solo en el sector C, en el que se asientan estas empresas, «hay actividad», apostilla el perito. Las otras fincas continúan «sin urbanizar ni edificar» y su estado «es de un claro abandono de la actividad agrícola, incluso alguna se ha usado de gravera».

El informe valora las fincas como terrenos de secano y sitúa el precio máximo por metro cuadrado en 1,89 euros

El perito utiliza como medida para calcular el valor la superficie registral y realiza una descripción del suelo, la ubicación y la accesibilidad, que destaca como uno de sus puntos fuertes. Todas las fincas figuran como terrenos de labor de secano y subraya que, «excepto una línea de alta tensión, en ninguna de las visitas se ha comprobado que exista una red de dotaciones y servicios de los núcleos de población» como para considerarlo urbanizado. Tras una comparativa de rentas, concluye que el valor máximo de este suelo es el de 1,89 el metro cuadrado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos