«Mi trabajo es ser psicólogo del cliente»

Jorge Dávila, en Valladolid / Fran Jiménez

Jorge Dávila, director de los restaurantes Albora y A’Barra, con una estrella Michelin, aboga por el cuidado del cliente

SONIA ANDRINOValladolid

Su máxima es la calidad en todas las facetas de su vida. Empieza con la del producto a partir del cual elaboran los platos que sirven en Álbora y A’Barra –restaurantes madrileños con estrella Michelin cada uno– («es la voz de mi conciencia», dice), y termina en el momento en el que recibe la opinión del cliente.

Jorge Dávila (Madrid, 1976) empezó en la hostelería a los 16 años. Siempre ha sido un avanzado cuya única concesión pasa por el sacrificio. Cuando lo que haces es tu forma de vida, todo lo demás se desdibuja desde la inconsciencia que provoca después dolor. Pero Dávila no se concede mucho tiempo para ello. Siempre supo que quería dedicarse a la hostelería y empezó por formarse. Primero estudió FP; después, sumiller, cocina, maître…, y finalmente, se licenció en Filología Hispánica para devolver una profunda devoción personal a alguien a quien quería mucho.

Los premios han ido salpicando su día a día (tiene varios reconocimientos de la prensa y el Premio Nacional de Gastronomía 2011 al Mejor Director de Sala por la Real Academia de Gastronomía Española), pero lo que realmente le enciende es la pasión que le pone al servicio que presta, explica en una entrevista a Degusta Castilla y León.

Fotos

Vídeos